Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Crítica] Creed: La leyenda de Rocky

Termina una película, comienzan los títulos de crédito, y mientras más de media sala aplaude se escucha a alguien gritar: ¡¡¡TE QUIERO ROCKY!!!. Este hecho que se pudo presenciar anoche en una de las salas en Sevilla dónde se proyectaba Creed, resume a la perfección todo lo que está película produce en sus espectadores. Hablar de Creed es hablar de Rocky. Cuarenta años de historia, cuarenta años de emociones, cuarenta años de un personaje icónico que consiguió tumbar en el cuadrilátero a las mismísimas Taxi Driver y Todos los Hombres del Presidente en la gala de los Oscar de 1976. Porqué no, Rocky no es solo una simple película de acción, y Creed, tampoco.

Rocky vs Apollo Painting by Leroy Neiman; Rocky vs Apollo Art Print for sale

Taquicárdica. Reconciliadora. Electrizante. Nostálgica. Motivadora. Magistral… son algunos de los adjetivos con los que podríamos calificar a Creed: La Leyenda de Rocky, que nos cuenta la historia de Adonis, el hijo de la leyenda y ex-campeón del mundo de los pesos pesados, Apollo Creed. Fruto de una infidelidad del campeón poco antes de su muerte a manos de Ivan Drago, es abandonado, lo que le lleva a vivir una dura infancia por hogares de acogida y correcionales, hasta que la viuda de Apollo decide llevárselo consigo para darle una mejor vida.

Esta dura infancia le lleva a seguir un camino dónde las peleas son su día a día, el “instinto asesino” (como solía decir el campeón) lo lleva en la sangre, y el boxeo es la única salida para esos sentimientos. Sin embargo no logra que nadie le entrene, y parte desde Los Ángeles a Filadelfia en busca de aquel que destronó a su padre como campeón, Rocky Balboa, y junto a él conseguir llegar a ser como su padre y lucir algún día con orgullo el apellido Creed.

Retirado desde hace 10 años, cuándo combatió con el actual campeón del mundo de los pesos pesados en uno de los mejores combates que se recuerdan de la saga en Rocky Balboa. Le costará volver al cuadrilátero, pero todo sea por volver a hacerle un favor a su amigo Apollo Creed, y ayudar a su hijo a ser uno de los más grandes del boxeo, y así de paso tener una escusa para salir de casa, ahora que también su cuñado Paulie, ha fallecido.

En este camino a la cumbre, Adonis Johnson, usando el apellido de soltera de su madre para que nadie le relacione con el ex-campeón y evitar así un trato diferente, conocerá a Bianca, una chica dedicada y amante de la música, cuyo combate con una sordera progresiva ayudará al joven Creed a redirigir su vida y centrarse en vencer a su rival mas duro en el cuadrilátero, y fuera de el, que no es otro que él mismo. Creed Rocky Stallone Jordan 1Golpe a golpe, asalto a asalto, y tras filtrarse a la prensa sus verdaderos origenes, consigue la gran oportunidad de su vida, combatir contra el actual campeón en el combate de retirada de este. ¿Quién mejor rival que el hijo del legendario Apollo Creed, y quien además es a priori una victoria fácil?. Pero de fácil nada, con la sangre de Apollo corriendo por sus venas, y Balboa en la esquina del ring, la adrenalina empieza a contagiarse entre el público a la espera del gran combate final.

Pero antes del desenlace, una nueva brecha en el camino golpeará a Adonis, y a todos nosotros. Como sucediera con su mujer hace algunos años, a Rocky le diagnostican una terrible enfermedad que se negará a combatir. Pero si él no lucha, Adonis tampoco lo hará. Y aquí es donde comienza el verdadero combate de ambos, y dónde Sylvester Stallone brilla con luz propia. Transcurridas las semanas, ahora si, es hora del gran combate entre el actual campeón, y Creed, el hijo de la leyenda.

Llegados este momento es dónde la impecable dirección de Ryan Coogler coge aun mas fuerza, que ya durante el film nos ofreció impresionantes planos secuencia durante el combate, dónde la cámara siempre presente en el ring gira alrededor de los protagonistas. Vuelven a sonar ligeros acordes que conocemos de sobra, los ganchos y directos vuelan, en un nuevo combate que nada tiene que envidiar al de la primera entrega (por el cual ganó el Oscar a mejor montaje) ni al de ninguna otra. Creed Shorts ApolloLa adrenalina sigue subiendo y subiendo, y las pulsaciones aumentan hasta que llegamos, una vez más, al último asalto… la obra de Bill Conti se hace dueña de la escena, y todos tus sentimientos florecen mientras ves los últimos minutos de combate. Vuelves a sentirte como hace 40 años, cuando el potro italiano se enfrentó a Apollo Creed, el campeón contra el aspirante, el Don Nadie que se convirtió en leyenda del cine.

Creed es adrenalina, es tensión, es nostalgia. La leyenda de Apollo y Rocky flota alrededor de todo lo que vemos en la película. Un respeto máximo por la saga y los personajes y unas localizaciones y momentos que te ponen la piel de gallina. No es fácil mantenerse cuarenta años en la cumbre, pero Sly, ojalá sigamos viendo películas de Rocky hasta el fin de los días. Y muchos ya esperamos impacientes la gala de los Oscar para verte recoger tu merecido premio y oírte gritar: ¡Adriaaaan, lo he conseguidooo!

Autor: Moisés Valderas

Compartir este artículo en

1 Comentario

  1. Excelente tu crítica sobre el gran maestro Sly, Rocky es un icono de la historia del cine y en mi casa de mi vida, y no pude evitar derramar unas cuantas lagrimas con el final de tu post.
    Rocky un icono que vivirá por siempre !!!

    Publicar respuesta

Deja un comentario