Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

DreamWorks cancela la secuela de Los Croods

El género de la animación centrado en el público infantil y la idea de amasar una gran taquilla es a la vez uno de los negocios más seguros e inseguro de la industria hollywoodiense. Después de una primera parte exitosa en 2013 dirigida por Kirk DeMicco & Chris Sanders, cuya máxima recaudación vino de fuera de Estados Unidos, DreamWorks Animation ha decidido cancelar la secuela Los Croods, su gran aventura prehistórica, cuyo estreno estaba previsto para 2017 aunque se había hablado ya de moverla a 2018.

Una decisión que viene por la mezcla principal de varios elementos, entre la adquisición de la productora por Comcast el pasado mes de agosto, con lo cual sus estrenos se distribuyen ahora por Universal; la incapacidad para lograr consenso con la historia que debía seguir la segunda parte, y que hacía que se siguieran probando guionistas; y también el hecho de que con el paso de los años los personajes de Los Croods no hayan mantenido el empuje que los de otras cintas de animación sí tienen.

Y es que hacer una película de animación lleva años y es la suma de muchos departamentos con muchísimas opiniones, por eso muchas de ellas tienen varios directores acreditados, porque a veces se incorpora un segundo para avanzar más rápido o porque la primera persona acaba renunciando al proyecto porque en el laborioso proceso se ha cambiado mucho la idea original, cómo sucedió con la oscarizada Brave (Brenda Chapman & Mark Andrews & Steve Purcell, 2012). Con estos factores en mente suponemos que el nuevo régimen de DreamWorks no querrá arriesgarse a continuar la franquicia de Los Croods sino es un éxito seguro. No todas las películas de animación están llamadas a ser En busca del Valle Encantado o Ice Age. Una secuela debería ser siempre el resultado de una idea creativa, no de una operación comercial.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario