Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

La integración de Penélope Cruz en la industria USA continúa

El 8 de abril de 2006, el malagueño Antonio Banderas presentó Saturday Night Live (1975-), un hito que ningún otro intérprete español ha repetido, a pesar de que tenemos cada vez más presencias trabajando en la industria hollywoodiense. Tanto en su monólogo de apertura como en sus palabras de despedida, Banderas repitió el mismo chiste sobre cómo presentar el programa significaba que la sociedad estadounidense le aceptaba ya como parte de la industria. Es una broma que parte de la verdad, ya que Banderas ha trabajado lo suficiente en los 24 años que lleva en Estados Unidos como para que se pueda decir que forma parte de la industria, teniendo al menos dos personajes icónicos (el Zorro y el Gato con Botas), varias nominaciones al Globo de Oro y el Tony por su trabajo en Broadway con “Nine”.

Penélope Cruz podría decir lo mismo desde hace unos años, porque ya está completamente integrada en la industria USA. Ayer conocíamos la noticia de que la actriz ha fichado por la nueva adaptación de la novela de Agatha Christie Asesinato en el Orient Express, sumándose a un reparto que conforman ya Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Daisy Ridley, Michael Peña, Judi Denc, Josh Gad, Derek Jacobi, Leslie Odom Jr., Lucy Boynton, Tom Bateman, Marwan Kenzari y el director de la cinta, Kenneth Branagh, que además dará vida al peculiar detective Hercuile Poirot, encargado de resolver la misteriosa muerte del empresario americano Samuel Ratchett, que tiene lugar en un largo viaje en tren. Los personajes de importancia en el libro son 13, así que con Cruz se termina de completar un reparto plagado de estrellas. Una estrategia similar a la que Sidney Lumet siguió en su momento para su versión de 1974, que de hecho se llevó un Óscar para Ingrid Bergman como Actriz de Reparto y obtuvo 5 nominaciones más, además del beneplácito de la propia escritora poco antes de fallecer. Está previsto que la cinta se estrene el 22 de noviembre de 2017.

114

Cruz, que actualmente se encuentra rodando junto a Javier Bardem y a las órdenes de Fernando León de Aranoa Escobar (2017), donde el matrimonio de intérpretes dará vida a la pareja que formaron el narcotraficante Pablo Escobar y la periodista Virginia Vallejo, tiene a punto de estreno en nuestro país La reina de España (Fernando Trueba, 2016), y está conformando su carrera a través de decisiones que revelan un plan de alternar proyectos más personales en España con el ocasional éxito de taquilla americano para no perder su status.

Que este mismo año haya sido la protagonista femenina de Zoolander Nº 2 (Ben Stiller, 2016) y la villana de Agente contrainteligente (Louis Leterrier, 2016) son demostraciones de su integración en la industria, que en esencia es un proceso que pasa con puntos como doblar a un personaje en una cinta de animación –cosa que la madrileña hizo en G-Force: Licencia para espiar (Hoyt Yeatman, 2009)–, pertenecer a una franquicia –véase Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (Rob Marshall, 2011)–, tener prestigio crítico (Penélope Cruz con su Óscar y otras 2 nominaciones y su Estrella en el Paseo de la Fama) y caer bien en la industria, lo cual ha logrado con múltiples entrevistas en los programas humorísticos de Ellen DeGeneres, Jay Leno, David Letterman o Jimmy Kimmel, pero que se niega a hacer cuando está de promoción en España, con la reciente excepción de su aparición en El hormiguero (2006-) para promocionar su mediometraje documental sobre la leucemia infantil Yo soy uno entre cien mil.

113

No estamos diciendo que la actriz organice su carrera con escuadra y cartabón, como hacen otros intérpretes en perpetuo pavor a perder su posición en la industria, pero sí que todavía está en un punto demasiado precario como para imaginarla haciendo cine indie en Estados Unidos o atreviéndose a dirigir proyectos de los estudios. Eso lo reserva más para Europa, como su inminente colaboración con el cineasta Asghar Farhadi en una co-producción española con los Almodóvar. Caiga mejor o peor, lo innegable es que ha logrado un lugar en Hollywood a base de esfuerzo, trabajo duro y la pertinente suerte. Y debe luchar muy duro para mantenerlo, porque la industria es brutal.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

2 Comentarios

  1. Cómo me gusta Penélope Cruz, estoy deseando de verla en la Reina de España, me encanta el guiño que hace de sí misma como actriz española que triunfa en hollywood

    Publicar respuesta
  2. Me alegro mucho por Penélope, junto a Banderas es nuestra mejor embajadora, es nuestra Reina de España del cine

    Publicar respuesta

Deja un comentario