Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Las bandas sonoras de los Óscars 2015

Dentro del gran espectro de premios otorgados por la Academia de los Óscars, una de esas categorías que no suele llamar demasiado la atención durante la propia gala es la de bandas sonoras. Sí llega a tener más relevancia el premio a Mejor Canción -el año pasado, ni más ni menos, permitió a Pharrell Williams triunfar en todas las cadenas de radio con el tema principal de Gru: Mi villano favorito 2, Happy, y la ganadora “Let it Go” es ya una de las canciones más escuchadas de Disney-. Pero no deben quedar en segundo plano las bandas sonoras, capaces de otorgar a muchas películas de personalidad propia, y sin las cuáles muchas de ellas no serían lo que son.

En los últimos tres años, las ganadoras han sido más o menos comprensibles -The Artist (2012), La vida de Pi (2013), Gravity (2014)-, pero sin duda este año está bastante reñido en cuanto a calidad y expresividad emocional. Quizá se entiende que películas cómo Whiplash, que no cuenta realmente con banda sonora propiamente original a pesar de que la música es su gran temática, haya sido descartada; o Birdman, cuyos geniales y minimalistas redobles no constituyen (ni lo necesitan), en su globalidad, la categoría de banda sonora. En cambio, el resto de candidatas de los Óscars 2015 se han ganado el puesto por si solas, y si no las conoces, es el mejor momento para que empieces a escucharlas en tus ratos libres:

 

EL GRAN HOTEL BUDAPEST 

Compositor: Alexandre Desplat

Desplat ya es mundialmente conocido por sus temas frescos, misteriosos, atrevidos y a su manera, excéntricos. En su composición para la polifacética nominada al Óscar de Wes Anderson, los acordes tiroleses y europeos, sus melodías alegres y fuera de lo común encajan a la perfección en cada una de las escenas y aumentan la sensación de introducirnos de nuevo en un universo tan fuera de la realidad como encantador, al más puro estilo Anderson. Las chispas de colores y la magistral realización artística no podía contar con mejor broche musical.

 

THE IMITATION GAME

Compositor: Alexandre Desplat

Otro trabajo de Desplat (para que quede claro que es de esos artistas obligados), con un registro totalmente distinto. El tema principal de The Imitation Game es de esos que te atrapan y te obligan a ver la película. Por su toque de misterio, su fuerza y su gran forma de sintetizar en una sola canción esa fusión entre la figura de Alan Turing y el proyecto Enigma, es posiblemente uno de los mejores temas de su banda sonora, dedicados a uno de los grandes genios de la historia.

 

MR. TURNER

Compositor: Gary Yershon

El arte para el artista. Las piezas musicales de Mr. Turner han llegado a la nominación por su exquisito manejo del violín, sus agudos interminables y ese espacio para la intimidad dentro de la mente del propio pintor. Alabada por la crítica, la película cuida al detalle la alabanza y el respeto por la figura de J.M.W Turner, con una digna banda sonora que acompaña y cierra un exquisito retrato, a veces inquietante, a veces embriagador.

 

LA TEORIA DEL TODO

Compositor: Jóhann Jóhannson

De temas cortos pero variados, y con el poder de transmitir una gran fuerza emocional, la banda sonora de La teoría del todo es otro de los grandes ejemplos de la importancia del acompañamiento musical, y cómo la elección de cada pieza para cada momento engrandece aún más el momento, lo enfatiza y lo vuelve único. Y es gracias a esa variedad que esta banda sonora merece una recomendación especial. Y si la unes a la magnífica interpretación de Eddie Redmayne, ¿para qué querer más?

 

INTERSTELLAR

Compositor: Hans Zimmer

Hans Zimmer es uno de los compositores más famosos del cine por sus temas épicos y perfectamente reconocibles (Los piratas del caribe, Gladiator, El hombre de acero, Origen, El último samurai) Con Interstellar ha vuelto a reflejar la magnificencia, con una banda sonora intrépida y con gran protagonismo a lo largo de la cinta. No es descabellado asegurar que parte de la magia de Interstellar se extrapola de su música, y sin ella, indudablemente no habría sido lo mismo. Uno de sus grandes trabajos.

 

 

Autor: Alejandro Ruiz

Compartir este artículo en

Deja un comentario