Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Moonlight se convierte en el primer Óscar LGTBQI a Mejor película

Ha tardado 89 ediciones pero finalmente ha sucedido. En medio de un gran fallo técnico, del que la empresa Pricewaterhouse ha tomado ya absoluta y completa responsabilidad, Moonlight (Barry Jenkins, 2016) se convirtió ayer en la primera cinta de temática LGTBQI en obtener el máximo galardón de la noche. Hubo algunos momentos en el último lustro donde parecía que podía pasar, pero por alguna u otra razón no terminaba de suceder. Algunos podrían argumentar incluso que es el segundo Óscar a Mejor película tras Cowboy de medianoche (John Schlesinger, 1969), pero la temática gay de esa cinta era más latente -y por lo tanto abierta a discusión- que evidente, así que el honor recae mejor en Moonlight.

Hablamos de las nominadas más inherentemente LGBTQI -Brokeback Mountain (Ange Lee, 2005), Mi nombre es Harvey Milk (Gus Van Sant, 2008), Los chicos están bien (Lisa Cholodenko, 2010) o Carol (Todd Haynes, 2015), entre otras-, y no tanto de una cinta como Cisne negro (Darren Aronofsky, 2010), donde la sexualidad reprimida de su protagonista es un aspecto más de la historia, pero no central.

Es un logro que debe ser reconocido y celebrado, y más aún cuando los protagonistas no son blancos, aunando Moonlight entonces dos grupos que lamentablemente no se representan con frecuencia en el cine norteamericano: la comunidad negra y la LGTBQI. Que éste sea el primero de muchos, si las cintas lo merecen, y que se abra de una vez la veda para producir de manera industrial estas historias, hasta que se normalicen en la sociedad. Pasito a pasito.

423

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario