Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Tom Holland tiene un contrato de 6 films con Marvel

Desde que Marvel entró con fuerza en el juego de las producciones cinematográficas al empezar su mastodóntica saga de superhéroes con Iron Man (Jon Fraveau, 2008), se ha recuperado la clásica noción de los estudios de Hollywood de “atar” a los intérpretes a sus producciones con contratos de múltiples películas, lo cual es de hecho la principal razón por la que muchos quieren (Michael Douglas) o no quieren (Joaquin Phoenix) formar parte de estas franquicias. Es un dinero asegurado, y a menos que tengas la autoridad de la oscarizada Natalie Portman, que recientemente declaró que no aparecería en más películas del estudio, al menos por el momento.

Resuena este asunto de actualidad de nuevo porque el nuevo Spiderman, el joven británico Tom Holland, ha revelado estos días que actualmente tiene un contrato de 6 películas con la productora, siendo las dos primeras su cameo en Capitán América: Civil War (Joe & Anthony Russo, 2016) y la segunda Spiderman: Homecoming (Jon Watts, 2017), en actual rodaje. Otras dos serán las secuelas de ésta última, y se da por hecho su participación en la Infinity War de Los Vengadores, aunque no se puede afirmar con rotundidad.

En declaraciones hechas a The Hollywood Reporter, Holland alaba a Marvel por la manera en que los intérpretes pueden jugar con esas apariciones por contrato, destacando que van desde una película en solitario hasta un cameo en una cinta de Los Vengadores, de manera que sus estrellas puedan simultanear las agendas con otros proyectos. Jeremy Renner, por ejemplo, también participa en la saga de Misión Imposible, y Scarlett Johansson es una de las actrices más demandadas de la actualidad. Pero también Holland omite con estas palabras una fea verdad: el contrato prevalecerá por mucho que a un actor o actriz le apetezca rodar un proyecto que se superponga en el tiempo. Es la cruz del sistema de contratos.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario