Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Trump y Weinstein, co-protagonistas del discurso de Jimmy Kimmel

La nonagésima edición de la Gala de los Oscars nos dejó al presentador Jimmy Kimmel de nuevo al cargo de la noche mágica del noche. Una decisión muy discutida por el incidente que marcó el final de la gala el pasado 2017, pero que al fin y al cabo poca culpa tuvo el humorista tras un correcto monologo de inicio que gustó bastante a niveles generales.

Pero otro monólogo que vuelve a dar que hablar es el de la gala de este año, pues Jimmy Kimmel, aunque con cautela, no dejó títere sin cabeza con esperadas y merecidas críticas a Donald Trump, y sobretodo a Harvey Weinstein: “En Hollywood no saben nada de las mujeres. Cuando se hizo -En qué piensan las mujeres- le dieron el rol protagonista a Mel Gibson. […] Y como sabrán, la Academia tomó medidas expulsando a Harvey Weinstein. Había muchos nominados pero Harvey fue el que más se lo mereció“.

En una gala que asienta las bases para ser los Oscars del cambio, en la que haya una mayor presencia femenina y de diferentes minorías, las políticas de Trump no se escaparon tampoco de las críticas de Kimmel: “Con películas como -Déjame salir- que trata sobre el racismo o -Call me by your name-… son películas que Hollywood no hizo para ganar dinero, si no para molestar a Mike Pence“.

Otro palo, pero ya en tono más jocoso y simpático, se lo llevó el joven protagonista de “Call me by your name”, Timothée Chalamet, sobre quien Jimmy Kimmel comentó que “esta noche se está perdiendo patrulla canina“.

Autor: Moisés Valderas

Compartir este artículo en

Deja un comentario