Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Una reflexión sobre las nominaciones a los Globos de Oro 2018

Han pasado poco más de 24 horas desde que la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood anunciara las nominaciones a los Globos de Oro 2018 en cine y televisión, y como siempre hay sorpresas y decepciones, cosas positivas y otras negativas. La Asociación suele votar pensando en lo nuevo y en tendencias, y a veces su criterio hace pensar si no están lanzando algún mensaje más que valorar el arte. Que en un año como éste los cinco nominados a Mejor dirección sean hombres es una vergüenza, así como que series y películas recién estrenadas, o hasta sin estrenar en algunos casos, estén nominadas (The Crown, The Marvelous Mrs. Maisel, Todo el dinero del mundo, El hilo invisible) prueba que se vota sin haber valorado propiamente, y más por renombre.

Es evidente que no se va a contentar a todo el mundo y que llegar al consenso es imposible, pero algunas decisiones, y no sólo este año sino de ediciones anteriores, van sumando molestias en el mundo de los premios, uno del que cuesta cada vez más informar sin caer en el cinismo. Toca quedarse con lo positivo, con los interesantes roles femeninos de muchas de las nominadas o conque los responsables de varios de los proyectos nominados sean mujeres o miembros del colectivo LGTBQI+.

Lo peor que se puede decir en realidad de las nominaciones a los Globos de Oro es que no es culpa de la Asociación, sino que la industria ha creado un sistema que potencia poco más dos decenas de títulos, y apenas hay espacio para la sorpresa aparte de las quinielas habituales, tanto en cine como en televisión. Es un baile de nombres que configuran los festivales y el empuje de empresas y cadenas, y no un reflejo real de lo mejor de la cosecha cinematográfica y televisiva de 2017.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario