Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Los repartos de lujo de Ryan Murphy

El fichaje de Catherine Zeta-Jones para dar vida a Olivia de Havilland en Feud (2017-), del que ya hablamos en Planeta Desmarque, es solo una muestra más de la capacidad del creador y productor Ryan Murphy para atraer el talento a sus producciones. Los repartos que es capaz de poner en pie para su distintas series son a menudo impresionantes. Y logran que el efecto que buscan esos fichajes de entrada, que es hacer que se hable de dichos proyectos. Antes de Zeta-Jones fueron gente como John Travolta, Mark Ruffalo, Kate Hudson, Jessica Lange, Gwyneth Paltrow o Catherine Deneuve, por nombrar sólo algunos ejemplos. ¿Cómo lo hace Murphy?

Según han contado varios intérpretes en diferentes entrevistas a lo largo de los años, todo suele empezar con una llamada o mensaje, donde el hombre les declara su admiración, les propone un rol y les promete que no será una experiencia aburrida, sino una que les permitirá mostrar una cara nueva (algo cierto en la mayoría de los casos) y les estimulará como actores/actrices. Lo que muchos de estos que dicen sí se van a encontrar luego, y esto es algo a tener en cuenta, es un trabajo en las mejores condiciones de producción posibles, unos sueldos acordes a su lugar en la industria –sus series evidencian o bien un holgado presupuesto o al menos un uso increíble de los recursos– y, si todo funciona bien en ambas partes, una relación profesional fructífera.

Lange, que con American horror story (2011-) se dio a conocer a una nueva generación de espectadores y ganó Globos de Oro, Emmys y SAG (Premio de la Unión de Actores), confiesa haber vivido un sueño profesional con sus cuatro tandas en la antología del horror americano, ya que tras Constance, cada personaje estuvo modelado en base a sus deseos como actriz. Travolta, por ejemplo, ya ha manifestado su deseo de seguir trabajando en Ryan Murphy Productions, probablemente en la segunda temporada de American Crime Story (2016-), que tratará sobre el Huracán Katrina. Una experiencia similar relata la nominada al Globo de Oro por Scream Queens (2015-) Jamie Lee Curtis, que dice que Murphy la llamó y le dijo que no harían la comedia de terror sin ella.

UN MITÓMANO CON EL PODER DE FICHAR

Hay que tener en cuenta con esto que el creador es un confeso mitómano, presidente del club de fans de Meryl Streep en su instituto y guionista de un proyecto que nunca pudo realizarse, pero que le permitió entrar en la industria, titulado “Why Can’t I Be Audrey Hepburn?”. Es cinéfilo y seriéfilo de tal manera que su merecida fama puede darle la oportunidad de acercarse a esas estrellas y proponerles las mejores condiciones posibles. Y no es algo que se haya dado cuando su nombre se terminó de consagrar, digamos con el estreno de Glee (2009-2015), sino que ya estaba presente en sus días en Nip/Tuck (2003-2010), serie que tuvo como estrellas invitadas a Vanessa Redgrave (madre de la protagonista de la serie Joely Richardson), Jill Clayburgh, Alec Baldwin, Kathleen Turner, la ya nombrada Deneuve o Jacqueline Bisset.

La parte negativa de esa tendencia a querer coleccionar estrellas es que a veces habla de posibles incorporaciones que nunca se producen, y parece que lo hace más para crear titulares que otra cosa. En su punto máximo de popularidad, se llegó a hablar de cameos en Glee de Justin Timberlake, Jennifer Lopez, Javier Bardem (que rodó con Murphy Come, reza, ama (2010) y se declaró fan de la serie, hasta el punto de sugerir él mismo un personaje), Anne Hathaway, Julie Andrews y Bette Midler, que de hecho se propuso ella misma por Twitter para interpretar a la abuela de Rachel, lanzando un guante que el creador cogió pero que no quedó en nada.

Preguntado en 2014 por sus fichajes ideales para American horror story, dijo que le encantaría contar con Resse Witherspoon o Michelle Pfeiffer. Apunta alto, pero con razón. Ya que en su primer largo pudiera contar con Annette Bening, Brian Cox, Joseph Fiennes, Evan Rachel Wood, Baldwin, Clayburgh y Paltrow es una prueba de lo atractivas que resultan sus ofertas. Es cierto que a veces el resultado no está a la altura de lo prometido, y más de uno de los miembros de sus elencos rabia seguro en la intimidad por el pobre material que finalmente ha obtenido –es interesante ponerse a repasar con qué actores repite y con cuáles no entre proyectos– , pero teniendo en cuenta que no para de facturar éxitos y que en algunos casos hablamos de gente con relumbrón pero de capa algo caída (Zeta-Jones o Taylor Lautner, por ejemplo) que se benefician de aceptar los ofrecimientos del überproductor.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario