Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

20 años de Buffy Cazavampiros, la serie que lo cambió todo

Hace 20 años se estrenaba la serie que lo cambiaría todo por siempre. Nadie podía vaticinar que esa producción pensada de ‘relleno’ para una cadena novata marcaría el futuro de la ficción contemporánea. Tampoco nadie pudo predecir que esa chica rubia que andaba por el callejón de noche había comenzado la lucha contra sus propios demonios, encarnados en llamativos vampiros, transformando por el camino la percepción de los personajes ‘teen’ y las protagonistas femeninas. Y es que, ¿quién habría pensado hace 20 años que Buffy Cazavampiros iba a ser tan importante?

Posiblemente su creador, Joss Whedon. En más de una ocasión confesó que creó la serie –y la infame película que le dio pie- pensando en crear un símbolo con el que muchas chicas pudiesen identificarse. Harto de ver a damiselas en apuros e inspirado por las chanzas de la Teniente Ripley, Whedon creó a La Elegida con la intención de que muchas creciésemos queriendo ser como La Cazadora. Y vaya si lo consiguió.

Su habilidad, no obstante, no tan solo reside en haber creado un nuevo prototipo de heroína, sino en haber conseguido realizar una obra única, prácticamente inalterable pese al paso del tiempo. Buffy Cazavampiros  ha transcendido décadas, siendo visionada todavía por primera vez por muchos curiosos y curiosas que desean saber por qué despierta tantas pasiones.

Estos espectadores neófitos se acercan con recelo, pensando en ‘vaya, otra serie más de adolescentes y vampiros’ y terminan autoproclamándose scoobies. ¿Y esto por qué? Pues muy sencillo: pese a los años, los personajes y temas de Whedon siguen siendo igual de universales. El paso a la madurez es igual de duro ahora que en los noventa.

Buffy Cazavampiros demostró en su momento que la televisión era, y es, igual de válido que cualquier otro medio para contar historias complejas. Creó la idea de una ‘autoría’ dentro de la industria televisiva, que por aquel entonces estaba fuertemente marcada por la facturación en masas de productos similares. Se desmarcó del resto demostrando que se puede tener éxito con una serie de ciencia ficción, liderada por mujeres y con un presupuesto irrisorio.

Sin ella, posiblemente, muchas de nuestras series favoritas de hoy no existirían, o al menos, no serían como las conocemos. Gracias Whedon.

Si queréis dejaros llevar por la nostalgia, no os perdáis este post de Sarah Michelle Gellar.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario