Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

American Horror Story modificó su nuevo episodio por los tiroteos en EEUU

El último episodio emitido hasta la fecha por American horror story: Cult (2011-), concretamente ayer, se abre y cierra con un tiroteo en público donde varios personajes pierden la vida. En esta temporada, y más que nunca, Ryan Murphy & Brad Falchuk y su equipo están nutriéndose de la cara más fea de la sociedad americana, y por primera vez sin la coartada de lo sobrenatural o lo fantástico. El horror de esta séptima temporada es realista, casi conceptual, y el asunto de las sectas y el miedo como motor de las acciones de las personas es el gran tema de la tanda.

Pero, lamentablemente, a veces un episodio de televisión que lleva meses grabado puede coincidir en su emisión con un hecho real crudo. En este caso, el reciente tiroteo en Las Vegas, que ha dejado a más de cincuenta víctimas y centenares de heridos. Por ello, Murphy comentaba hace unos días que el episodio había sido modificado, cambiando el montaje del tiroteo para dejar lo más violento fuera de campo, sin que se dejara de entender la trama. El resultado es perfecto, aterrador, efectivo desde el punto de vista de la trama y con la violencia justa y necesaria.

American horror story no es la primera serie, ni será la última, en tener esa triste coincidencia, pero sí la que más rápido ha reaccionado con el bienestar del público en mente. Lo habitual es que las cadenas retrasen sus episodios en casos así, ya sea semanas -Mr. Robot (2015-) con el final de su primera temporada- o meses -Buffy, cazavampiros (1997-2003) con la entrega en que Jonathan parecía que iba a cometer una masacre en el instituto-, pero el paso de los responsables es más inteligente, porque el debate es candente, y la postura de la serie no puede ser más crítica.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario