Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Contra el prejucio de las directoras de acción

El pasado domingo 7 de agosto, Power (2014-) emitió el episodio Don`t worry baby (3.4), escrito por Heather Zuhlke y dirigido por Larysa Kondracki. El capítulo contuvo dos escenas de acción intensas y emocionantes: un atraco a una joyería que empezaba desde un coche e incluía un pequeño plano-secuencia, un asesinato y el regreso al coche con el botín; y un tiroteo en medio de la calle que a su vez se convertía en otro tiroteo cuando el coche de los sicarios era asaltado por un tercero. Ver ambas escenas, perfectamente rodadas y montadas, trajo a la mente del arriba firmante “A Fair Shot”, un reportaje de 2013 del Sindicato de Directores de Estados Unidos que habla de la dura situación de las mujeres directoras en ese país, del doble rasero con el que se enfrentan y lo que se espera de ellas. Al ver episodios como Don`t worry baby, lo anoto mentalmente en una lista de capítulos escritos y dirigidos por mujeres que demuestran que los prejucios son infundados. Porque existe la costumbre de asociar una buena descripción de personajes femeninos al hecho de tener mujeres escribiendo o dirigiendo en una serie, cuando esto no es decisivo. Y sin embargo los medios de comunicación consideran algo anómalo el hecho de que en una serie de “temática masculina” destaque alguna guionista o directora. En cine vemos lo mismo con la oscarizada Kathryn Bigelow, cuya filmografía suele tener como temas recurrentes mundos masculinos y, por ello, se ha celebrado su talento, no por su peripecia como profesional y sin importar el género.

Volviendo al interesantísimo artículo, de las conversaciones con varias directoras se saca que deben batallar prejuicios sobre su capacidad para poder liderar a un equipo técnico, tomar decisiones al instante y tener siempre una respuesta. Esto entronca con la arraigada creencia de que el género influye en la manera en que se puede aguantar la presión. Una cita de Gwyneth Horder-Payton, una de las directoras más presentes en la industria hoy en día, lo resume a la perfección:

“Debes ser fuerte mentalmente para poder hacerte oír entre todos los que están listos para sustituirte. Los productores o directores de fotografía pueden ser un grupo duro. En el momento en que no respondes o no hablas, se percibe que no estás liderando. Dios, qué rápido interviene entonces un hombre. Debes retomar el control enseguida o has perdido el poder para ese episodio. En un plató, aquel que duda durante más de 10 segundos está perdido. Eso es algo que he aprendido y que sigo a rajatabla.”

También existe la creencia de que series que involucran peleas, acción, dobles y efectos especiales están fuera del alcance de una mujer. Norberto Barba, director/productor de Grimm (2011-), cuenta en la pieza:

“No hay nada más importante que la habilidad de contar una historia, y el género no tiene nada que ver con eso. Contamos con estupendos supervisores para los dobles y gente de efectos especiales para guiar a nuestros directores en esos temas.”

Afortunadamente hay series como Agentes de SHIELD (2013-), Asesinato en primer grado (2014-) o CSI: Cyber (2015-2016) que luchan contra estos prejuicios y contratan mujeres. Siempre podrían hacerlo más, por supuesto, pero al menos hay un par de directoras por temporada. Aunque ahí surge un nuevo problema, otro con el que no deben lidiar Ellos: se repiten las mismas personas. Se extiende el rumor de que ésta o aquélla es la mejor para el cargo, y no se dan oportunidades a otras. Por eso, desafortunadamente, vemos sólo los nombres de Michelle MacLaren, Karen Gaviola, Horder-Payton, Jennifer Getzinger, Nicole Kassell, Helen Shaver, Lesli Linka Glatter, Charlotte Sieling, Tricia Brock, SJ Clarkson o Roxann Dawson darse con frecuencia. Son las que tienen más fama de “duras”, de poder con esos contenidos.

Que alguien vea Don`t worry baby y argumente que no es un episodio tenebroso y duro. O el piloto y el episodio Seis minutos (3.10) de The killing (2011-2014). O Deslizándose sobre todo (5.8), de Breaking bad (2008-2013). O cualquiera de Homeland (2011-) que lleve la firma de Glatter, de Hijos de la Anarquía (2008-2014) cuando Horder-Payton dirigía o de The leftovers (2014-), con su directora/productora Mimi Leder, cuyo primer episodio de la serie se abría con una mujer siendo lapidada en toda su crudeza. ¿Es el primer capítulo de la maravillosa Jessica Jones (2015-) nada menos que impecable? Y así en multitud de casos. Hay que abandonar estas ideas preconcebidas negativas de lado antes de enfrentarse al visionado de un episodio de televisión, porque se corre el riesgo de, simple y llanamente, estar muy equivocado y revelar una inquina personal.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario