Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] Juego de Tronos 5×06: “Nunca doblegado, nunca roto”

Entre los Stark y los Lannister. Parece que nada ha cambiado en Juego de Tronos, cinco temporadas y seguimos viendo cómo la lucha sigue estando entre las dos grandes familias que iniciaron la saga. Eso sí, ahora la lucha es por la supervivencia. En ambas casas la evolución ha cambiado los ‘rostros’ y aunque la venganza está detrás de cada movimiento de Arya y Sansa, todavía se siguen recomponiendo (y sufriendo) para volver a estallar con más fuerza aún. En su caso los Lannister siguen batallando, Jaime espada en mano y Cersei junto a la Fe de los Siete.

Arya Casa Blanco Negro

La limpieza pasa a un segundo plano.

El episodio comienza con Arya y el famoso secreto de La Casa de Blanco y Negro. Un secreto escondido detrás de un “juego”, de una prueba más bien, de un laberinto que la joven Stark descubre definitivamente en este sexto episodio de la quinta temporada. La transformación de Arya parte de su compañera, de los golpes de Jaquen H’ghar, de dejar atrás los sentimientos. Y todo eso se mezcla con Ghita, una chica enferma que pierde una esperanza que Arya le devuelve en forma de final. La muerte se adhiere a la limpieza, a los cuerpos cristalinos lavados una y otra vez por la joven Stark justo antes de llegar a la caverna de las mil caras.

Arya: “No jugaré a este juego nunca más”

Jaquen: “Nunca paramos de jugar”.

Ya en las cavernas, encerrados entre millones de rostros y velas, el Dios de las mil caras aparece en forma de máscaras, de una verdad oculta que se muestra ante el rostro de Arya.

Jaquen: “No estás preparada para convertirte en nadie, pero sí para ser otra persona”.

Arya Jaquen Casa Blanco y negro

Arya afronta la realidad de La Casa de

El verdadero Juego de Tronos viaja a…¿Meereen?

Y de la pureza a la piedra. Ja. Qué se va a esconder el antebrazo Jorah Mormont. Y sí, obviamente que esto es un spoiler, estás dentro de una review de un episodio, entiendo que te habrás leído el anterior y que te habrás fijado también en este sexto que a Jorah le dan un buen puñetazo en la cara. Adivina adivinanza, ¿qué esclavista empezará a sufrir problemillas en su piel próximamente?

Antes de ser raptados por esclavistas con destino a Meereen, Jorah y Tyrion repasaron asuntos pendientes que no sabían que tenían el uno con el otro. Entre conversaciones monárquicas sobre Daenerys, Poniente y Los Siete Reinos y sin esperar darle la noticia, el Lannister le anunció la muerte a Jorah de su padre, Jeor Mormont, el que fuera Comandante de la Guardia de la Noche. La cara de Iain Glenn es una auténtica maravilla y quizás sea yo, pero en segundos se nota todo el sufrimiento del personaje, ese zarpazo que le acaba de dar la muerte junto al que sufrió al final del anterior episodio. Y de seguido son raptados y por poco no se salvan de la muerte, mejor dicho, por el miembro viril de Tyrion, fundamental en la escaramuza del enano para mantenerse con vida. Quién tuviera esa agilidad mental, nunca falla.

Mormont Jorah Tyrion Esclavos

Su única solución, su “verga”.

“Ambos vendemos fantasías, resulta que las mías son entretenidas”

Las palabras de Lord Baelish a Lancel (nunca mais) Lannister marcan el poder del primero ante el representante de Los Hijos Del Guerrero, el brazo armado de la Fe de los Siete Reinos. Su enfrentamiento dialéctico adelantó un futuro cruce, camino complicado. Pero la bomba estaría por estallar. Meñique había vuelto a Desembarco del Rey para continuar un plan que lleva muchas ‘temporadas’ en su mente, “servir”. ¿Y cómo hace eso? Aprovechando el poder que ha sabido ganarse a costa de tantos y tantos inocentes, ya sean Lysa Arryn o Sansa Stark en sus últimas aventuras.

Baelish lo ha previsto todo, la lucha entre los Bolton y Stannis, la vuelta de Sansa a Invernalia, el enfurecimiento de Cersei tras la aparición de la mayor de las Stark y su futuro premio como Guardián en el Norte. Minuciosamente preparado para contárselo a la Reina Madre, que estalla ante la noticia y acepta las condiciones de Petyr Baelish, que le propone esperar al enfrentamiento en el Norte para posteriormente atacar antes de que se recuperen. Baelish quiere matar dos pájaros de un tiro y de camino ponerse una corona.

 Vuelta a Dorne

Más allá de que el romance de Myrcella Lannister y Trystanne Martell es una simple prueba para desatar si cabe aún más la ira de todos los dioses más allá de los Siete Reinos, a mí me toca las narices. Excusa para avanzar, reiteración que vencer. Qué mezcla tan peligrosa saldría de esa relación. Ya lo avisa Doran Martell, príncipe de Dorne, cuando le dice a Areo Hotah (su guardaespaldas) que “no tienen ni idea de lo peligroso que es, tenemos que protegerlos”. Si es que esos jardines llevan dando mucho que hablar durante siglos…

Jaime Lannister Bronn Dorne

Tal para cual, ni sacados de Sandokan.

Pero lo perdonamos, porque la emboscada peor tratada de hace millones de años estaba por llegar y sólo las risas que provvocan Jaime y Bronn como dornienses hacen que el episodio merezca la pena. Iba a decir la temporada, pero tampoco nos vamos a pasar. En búsqueda de Myrcella, ambos se adentran en los Jardines del Agua. Pero el Juego de Tronos en Dorne tiene otra pieza más y cuando Jaime encuentra a su hija e intenta rescatarla, no sólo aparece el ejército de Doran Martell, también llegan Las Serpientes de la Arena. Las hijas bastardas de Oberyn se alían para comenzar una guerra que se resuma en la venganza por la muerte de su padre, ante lo que terminan siendo arrestadas por Hotah y sus secuaces. Todos a los calabozos.

 En Desembarco del Rey vuelve a explotar la acción. Vuelve Olenna Tyrell en búsqueda de represalias tras la caza de brujas de Cersei contra su nieto Loras y tras un combate dialéctico entre dos “zorras”, que así se tratan, comienza la guerra. Pero la guerra inteligente que lleva cinco temporadas comandando Cersei, en este caso mediante el juicio y la Fe de los Siete Reinos. Aunque en este caso no vemos su ardid, sabemos que su mano está detrás del circo que se monta en este caso para completar una verdad, la homosexualidad de Loras. Y la argucia de Cersei se lleva por delante a Tommen (que no sabe reaccionar) y a la propia Margaery, a la que hace mentir para que posteriomente caiga en la trampa del engaño. Algo cogido con pinzas (ya que ni llegamos a ver la prueba expuesta con forma de Dorne), pero si, hasta el fondo.

Loras y Olenna Tyrell

Ay, Loras, Loras…

Y vuelta a Invernalia. Otra boda, otro reflejo de lo que en su día fue una inocente Sansa, vuelta al sufrimiento, a la pesadumbre…quizás a la normalidad desde que decidió ir a Desembarco del Rey. Ante Myranda sabe defenderse, incluso ataca: “Desde hace cuánto que lo amas (a Ramsay). Soy Santa Stark, de Invernalia, no puedes asustarme”. Quizás todo sea un plan, una argucia ante la que hay que sufrir, pero el que fuera bastardo de los Bolton es algo más que una pequeña cicatriz y tras la boda demuestra que la virginidad de Sansa no es más que una pequeña verdad que bien podría ser un engaño. Se muestra la dureza de los libros en la escena en la cama, aunque lo explícito se queda en un segundo plano ante un mítico plano de Theon que es obligado a verlo todo. Tan duro como real, Invernalia vuelve a ser epicentro de historias y batallas internas tras un gran sexto episodio.

Theon Greyjoy

Y como pase lo que en los libros…

Actualización

Cara a cara de la quinta temporada de Juego de Tronos. Después de haber visto el 5×06, analizamos la evolución de lo sucedido en los últimos episodios desde dos perspectivas opuestas.

Autor: Juan A. Pérez

Periodista. Sevillano. Sintiendo la profesión en la radio. Amante del futbol y el cine. Ahora en @PlanetaDMQ @eldesmarque @GeneracionGeek y @tablero_rne

Compartir este artículo en

Deja un comentario