Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Mr. Robot renueva por una tercera temporada

En una decisión que a nadie sorprende y a pesar de la bajada de audiencia que está experimentando la serie, USA Network ha decidido renovar Mr. Robot por una nueva tanda para 2017. Mañana se emite el séptimo capítulo de la segunda, pasando así al ecuador de su emisión y con unas historias que no están dejando indiferente a los seguidores, ya sea a los que argumentan que la magia del arranque se ha ido o a los que nos encontramos hipnotizados ante lo que el creador/director Sam Esmail y su equipo están haciendo, con una evidente libertad creativa por parte de la cadena muy llamativa. Pero comprensible, ya que junto a Monk (2002-2009) es la serie de USA Network que más lejos ha llegado en el circuito de los premios, con dos Globos de Oro (Mejor Drama y Actor de Reparto para un genial Christian Slater) y seis nominaciones a los Emmy, incluyendo Mejor Drama, Actor Protagonista o Guion en Drama –por el perfecto episodio piloto–.

Se desconoce todavía la orden exacta de capítulos (recordemos que la segunda creció de diez a doce en pleno rodaje) o si Esmail repetirá de nuevo como director de todas las entregas, una decisión muy evidente en la temporada que actualmente se emite, llena de estimulantes filigranas visuales y demás marcas de un director artísticamente inquieto. El último capítulo emitido, sin ir más lejos, dedicó los primeros 20 de sus 52 minutos a recrear el tono y estilo de una sitcom de los años 80, con risas enlatadas y cromas cutres pero sin dejar de hacer avanzar la historia. Muchos espectadores acusan un exceso de florituras visuales y muy poco avance de la trama por parte de la serie, que casi como un juego con la paciencia de la audiencia sigue sin aclarar el paradero del personaje de Tyrell Wellick o la teoría de que Elliot no vive con su madre sino que de hecho está voluntariamente ingresado en una institución mental.

Está claro que Mr. Robot es la joya de la corona de USA Network ahora mismo, además de una de las series más interesantes e incómodas de la actualidad, así que una bajada en las audiencias tradicionales no va a ser el motivo de su despedida, cuando la naturaleza del drama clama a gritos casi un consumo online y su popularidad ha venido más motivada por el boca-a-boca que otra cosa. Dure tres o cinco temporadas, la historia de Elliot y su fracturada mente debería tener un final deliberado. A ver con qué nos sorprenden sus responsables esta semana.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario