Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Opinión] Breaking Bad: 5 cosas que consiguió la serie

Un breve repaso de los hitos de Breaking Bad tras 10 años del estreno

Hace 10 años llegaba a AMC Breaking Bad, una serie pequeñita, de pocos episodios, cuya historia no podría ser menos atractiva. Un hombre de mediana edad, casado y a la espera de su segunda hija, comenzaba a vender y traficar con droga tras saber que morirá debido a un cáncer al que no le puede hacer frente económicamente. Un tipo interpretado por el eterno “padre” de Malcolm, creada por un ex guionista de Expediente X y con un desconocido Aaron Paul…

Una serie que se convertiría en un fenómeno en sí misma y que revolucionaría el panorama televisivo.

Pocas veces se ha vivido con tanta intensidad una serie de televisión a nivel internacional, con espectadores y especialistas esperando expectantes lo que se nos tenía que contar. Breaking Bad redefinió la seriefilia mostrando que el ser fan no es cosa exclusiva de gente joven. Pero no solo eso, Breaking Bad consiguió de manera directa o indirecta varias cosas más, las cuales destaco a continuación:

-Breaking Bad es una gran serie por su gran planificación

A menudo, el problema principal de las series televisivas en su improvisación. Los equipos se cambian, el casting se marcha o las ideas se difuminan, por lo que al final todo queda un poco lioso y el propio espectador lo percibe de esa manera. Con Breaking Bad se demuestra que, si se tiene una buena planificación, se consigue un gran producto final.

Todo estaba estudiado al milímetro, medido y pensado de manera que no quedasen ni tramas ni hilos sueltos. De igual manera, Breaking Bad le enseñó al mundo un requisito esencial para ser un buen showrunner: que el equipo con el que se trabaja cree en ti. Los mejores episodios de la serie no están firmados por Vince Gilligan, sino por su equipo de guionistas.

-Bryan Cranston funciona más allá de la comedia

Las primeras promos de Breaking Bad en España presentaban la serie como una comedia, algo muy absurdo si se ve en perspectiva. En ese momento, sin embargo, parecía ser lo lógico. ¿Qué genero si no iba a ser si el prota es el de Malcolm? Ahora sí que nos damos cuenta del error.

Breaking Bad fue la oportunidad perfecta para demostrar el talento interpretativo de Cranston, quien sin quererlo de manera consciente se convirtió en un icono de la cultura popular. A partir de la serie sus papeles se han tornado más oscuros y maduros.

-Cómo se descubrió que somos más misóginos de lo que pensábamos

Esto no es algo que se pensase en la mesa de guion, sino una consecuencia indirecta de sus espectadores. Aparte de estudios de narrativa, cinematografía referencial, fotografía… Breaking Bad destaca por sus estudios de género. La interpretación de sus personajes femeninos por parte del público es, sin duda, un claro ejemplo de cómo todavía la mirada que se le ofrece a las series tiene una raíz profundamente misógina. El odio hacia personajes como Marie o Skyler es otro de los motivos por el que mucha gente abrió los ojos sobre la “mirada masculina” en la ficción. El tratamiento de sus personajes femeninos es bastante pobre y, a excepción de las últimas temporadas, su rol es meramente anecdótico y antagónico.

Por ahora, los nuevos trabajos de Vince Gilligan tampoco destacan por un buen tratamiento a los personajes femeninos. Incluso Better Call Saul sigue siendo deficiente en este aspecto.

-La transformación de una idea simple en algo complejo

A muchos nos dicen en clases de guion eso de “las grandes ideas provienen de las cosas más sencillas” pero pocas veces pensamos que pueda ser cierto. Breaking Bad nos ha enseñado que una noticia de poca trascendencia en el periódico se puede transformar en un producto ganador. El origen de la serie surgió cuando Gilligan vio la historia de un hombre, profesor de química, que creaba metanfetamina en un sótano de su casa.

El showrunner, avispado conocedor de las leyes de la tele, le sacó partido a la idea y le añadió varios elementos dramáticos más, como su enfermedad o la discapacidad de su hijo mayor. Todo el coctel que es la vida de Walter no parece llamativo, ni exagerado a priori, sino que causa el efecto esperado: la compasión con él. Este elemento es fenomenal para después, cuando se nos muestra el horror que puede llegar a infringir y nos convierte en su cómplice.

-El héroe villano y el antihéroe, de moda

La figura del héroe/villano y el antihéroe no lo inventó Breaking Bad, pero sí popularizó este tipo de personajes. El antihéroe se convirtió en el arquetipo que más y mejor conectaba con el público y motivó decenas de estudios acerca de su popularidad. Walter White lo mismo se convertía en lo mejor de la serie que era el mayor villano de la misma, dividiendo a los espectadores por el camino.

Tras Breaking Bad, que a su vez bebe de Los Sopranos, los personajes protagónicos en los dramas actuales oscilan entre lo bueno y lo malo, y el bien el mal. Gilligan consiguió, sin saberlo, reflejar la sociedad contemporánea en un personaje que se ama y odia por partes iguales.

Y tú, ¿qué crees que Breaking Bad consiguió?

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario