Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Opinión] Emmy 2018: sorpresas y olvidos

Los Emmy 2018 vuelven a pecar de “categorías por defecto”, es decir, categorías cuyos nombres llevan repitiéndose varios años sin que sepamos muy bien por qué. Series e intérpretes que acumulan nominaciones y que están ahí año tras año, de manera invariable, restando emoción a los premios más importantes de la televisión norteamericana.

Uno de los motivos está relacionado, como bien apunta mi compañera Elisa, con las cadenas que presentan candidaturas. A menudo las networks se caen de las quinielas por este motivo, y otras ni tan siquiera llegan. Otro motivo es la categoría en sí. El inmovilismo que está presente en la comedia, por ejemplo, vuelve a demostrar una vez más la falta de riesgo que se da en este tipo de premios, pese a que en este año los nombres hayan variado un poco. De cuando en cuando, se cuela una sorpresa, pero estas suelen ser poco habitual.

Como viene siendo tradición propia, he aquí mi repaso de los grandes olvidos en los Emmy 2018.

En la categoría de mejor serie dramática lo cierto es que la cosa está bastante parecida a años anteriores. Milagrosamente This is Us sigue resistiéndose a la maldición de serie network y se cuela en la categoría. ¿La gran olvidada? La poderosa The Good Fight, cuya posición de serie de streaming/network quizá le haya venido en contra. Eso y que no deja títere con cabeza políticamente hablando.

Dentro del drama, ¿nos sorprende algo? ¿Nos falta gente? La mayor sorpresa es la nominación de Tatiana Maslany por Orphan Black. Después de años reivindicando su presencia en grandes premios, la actriz aparece por una última vez gracias a la temporada final de la serie, la cual ha entrado rozando el límite de fechas. También sorprende, de manera positiva, la incorporación de Yvonne Strahosvski. La presencia de ambas actrices en esta categoría no palia la indignación por los grandes olvidos del género.

En primer lugar, la ausencia de Noah Schnapp. Mientras que a Millie Bobby Brown se le reconoce su trabajo por ser considerada la estrella indiscutible de Stranger Things, a Noah se le deja atrás aun teniendo el papel más exigente y complejo de la serie. Su personaje, Will, no es tan carismático como Once o Mike, y eso parece que ensombrece su talento.

En el caso de las actrices, el nivel es muy alto, pero aun así hay interpretaciones que no se deberían dejar atrás. Una de ella es la soberbia interpretación que hace Jodie Comer en Killing Eve. Tanto ella como su contraparte, la siempre genial Sandra Oh que por fin ha sido nominada a un Emmy, suponen de lo mejor que se ha hecho a nivel interpretativo esta temporada. Nadie, absolutamente nadie que haya visto Killing Eve, se explica la ausencia de Comer en los Emmy 2018. Ni que decir tiene que lo de Emmy Rossum se recordará siempre como el mayor ninguneo de estos premios.

De la siempre competitiva categoría de drama, pasamos a la comedia. Este año la gran sorpresa ha sido la ausencia de Modern Family, la eterna nominada desde que comenzó a emitirse. Unida a su ausencia está la irrupción de Barry y Larry David como nominadas. Black-ish y Sillicon Valley se mantienen invariables.

¿Quiénes faltan aquí? Posiblemente dos de las comedias más divertidas e inofensivas del panorama norteamericano: The Good Place y Brooklyn Nine-Nine. A ellas se le unen Jane the virgin, con una temporada que ha equilibrado mejor que nunca la comedia y el drama y One day at a time, la más reclamada en redes sociales.

En las categorías de interpretación hay un poco más de variedad (y de diversidad). Black-ish y Atlanta son los dos nombres que no han cambiado en los últimos tres años, y en principal la cosa está igualada.

En secundarios, sin embargo, me vuelve a surgir la duda. ¿No deberían tener programas como Saturday Night Live una categoría propia? El programa de humor ocupa la mayoría de la categoría en ambos géneros, en detrimento de actrices y actores cuyo trabajo es excepcional en sus series. Por poner solo varios nombres diré: D’Arcy Carden, Jameela Jamil -The Good Place-, Rita Moreno -One day at a time-,  Yael Grobglas -Jane the virgin-, Andre Braugher -Brooklyn nine nine- o Gabrielle Ruiz -Crazy Ex Girlfriend-.

En cuanto a miniseries, el imperio de Ryan Murphy opaca a su propio trabajo, eliminando cualquier factor sorpresa de la categoría. Solo espero que Darren Criss vea recompensado su trabajo y comience a ser un actor para tener en cuenta. Ah, ¡enhorabuena, Pe! ¡Y enhorabuena, Ana! Eso sí, puesta a reivindicar, me falta la fantástica Vida y su elenco aquí presente.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario