Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Opinión | Los 100, la serie a la que deberías darle una oportunidad

Hablar de Los 100 es hablar de la serie de moda. Sin embargo puede que no la conozcas, o incluso que la conozcas pero no la estés viendo porque no te llame. Sin ser yo nadie para decirte qué deberías estar viendo o qué no, este artículo está para aclararte las ideas y decirte qué y cómo es Los 100.

Estrenada hace tres temporadas, Los 100 surgió como un producto más dentro de la tendencia marcada por Los Juegos del Hambre: una distopía, adolescentes y un personaje femenino protagonista, una auténtica (anti)heroína, surgida además a partir de las páginas de un libro. Hasta aquí puede parecer poco atractiva, ya que después de la sobredosis de películas y libros tan similares, lo último que querríamos para una serie es volver a lo mismo. Solo que Los 100 no es lo mismo, no te dejes engañar por su apariencia.

Con un punto de partida muy singular, Los 100 comienza su andadura cuando cien jóvenes aterrizan en una Tierra aparentemente deshabitada, peligrosa y en la que no se asegura su supervivencia. Estos cien jóvenes han sido considerados en El Arca –nave en la que habitaban tras que ésta saliese a órbita poco antes de un desastre nuclear en la Tierra- como delincuentes, auténticos parias sociales de los que se podían deshacer. ¿Un poco brutal, no? Pues esto es solo el comienzo.

De estos cien jóvenes existen dos que destacan sobre el resto: Clarke, hija de una médico de El Arca y considerada como líder natural debido a su utilidad como médico, y Bellamy, un joven algo más mayor, rebelde y capaz de liderar una Revolución. El conflicto del principio es una auténtica lucha de poder, entre el líder carismático y la líder natural, así como el establecimiento de las reglas de este nuevo mundo, sus peligros y el afán por sobrevivir.

El arco argumental inicial no está todo lo bien que debería, surgiendo además unas tediosas relaciones personales algo innecesarias, fallo que se pule a mitad de temporada. ¿Por qué? Pues porque llega la hora de luchar. El momento en el que Los 100 olvida su naturaleza adolescente y se centra en lo que su showrunner quiere, es decir, una serie sobre un grupo de jóvenes frente a las amenazas de un nuevo mundo, la serie comienza a alcanzar grandes cotas de calidad.

Si alabamos a Juego de Tronos por ser capaz de prescindir de personajes importantes sin pestañear, Los 100 no se queda atrás. Clarke, la protagonista, se convierte en uno de los personajes mejor definidos y con mayores claroscuros de cuantos pueblan las series actuales. Su compañero de armas, Bellamy, consigue ganarse el respeto de todos, incluida la audiencia. Los malos consiguen robarse el show desde el minuto en el que aparecen, como si de los Otros en Perdidos se tratase. Por si fuera poco, no existe personaje secundario que no resulte atractivo.  Además, la serie nos pone continuamente contra las cuerdas, siendo testigos de las decisiones que Clarke ha de hacer por los suyos, poniendo en juego su integridad moral, su ética y hasta su propia vida.

Con un ritmo trepidante, unas actuaciones realmente buenas –destacable sobre todo Eliza Taylor y su Clarke Griffin-, y unas buenas dosis de acción, Los 100 son tres series en una. La primera temporada nos traslada a aquellos ecos de Perdidos, donde un grupo ha de enfrentarse a otro grupo extraño sin saber cómo sobrevivir. La segunda es una serie sobre el poder, la unión y la lucha, todo ello sin abandonar los tintes de ciencia ficción. La tercera, recién estrenada en España gracias a SyFy, acaba de empezar y promete sumergirnos aún más en su carácter de ciencia ficción.

Si aún tienes dudas, solo te puedo decir que le des una oportunidad.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario