Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Opinión y review | The Vampire Diaries y su final

Han pasado tres días desde el final de The Vampire Diaries y algunos aún seguimos en fase de negación. No porque no lo quisiéramos, sino porque los finales de serie siempre se llevan un poquito de ti, porque ahora te falta algo que llevabas viendo “cada semana” desde hace muchísimo tiempo – en este caso, nada más y nada menos que 8 años -.

Nunca llueve a gusto de todos, y hubo aquellos que no estuvieron contentos con el final de la serie de CW, sin embargo y en mi opinión – que para eso es la que estoy dando por aquí – fue perfecto, y tal y como debía ser. Se trató de un final doloroso, también hay que decirlo, y aunque una parte de mi desearía que todos hubieran vivido felices y comido perdices, sería un final demasiado idílico y a la vez cutre como para dárselo a esta serie.

SPOILERS A PARTIR DE AHORA

El capítulo transcurrió demasiado deprisa, y no porque este tipo de episodios siempre se desarrollen así, o porque estuviera entretenido (que lo estuvo) sino me refiero en cuanto a sus hechos. Personalmente, creo que se atragantaron un poco y condensaron demasiados sucesos en tan solo un episodio – de 44 minutos -, habiendo podido hacer un capítulo doble.. Pero lo hecho, hecho está, y no solo cerraron las tramas de todos los personajes, sino que pudimos ver incluso a aquellos que hacía temporadas que habían desaparecido, aunque fuera en una fugaz visita de unos segundos.

El tan esperado personaje de Katherine Pierce (Nina Dobrev) a pesar de parecer haber vuelto con fuerza y siendo la causante de todo lo que pasa en el capítulo, pasó un poco desapercibido e incluso se parodió un poco pues lo único que hacían en el capítulo era “matarla” una y otra vez, resultando incluso cómico. Por culpa de Katherine, el fuego del infierno va a arrasar con Mystic Falls y todos los que allí se encuentran, sin embargo nuestros protagonistas siempre tienen un as bajo la manga (o varios).

La magia de Bonnie Bennett (Kat Graham) vuelve a salvarlos a todos, junto con la ayuda de la magia de todo el aquelarre familiar – como espíritus -. Juntas ayudan a devolver el fuego a su lugar de origen salvando así a casi todos los que aún se encontraban en el pueblo. Dos fueron las bajas, una por culpa de otra. Los hermanos Salvatore tenían que asegurarse de que Katherine, el origen de todos sus males, desapareciera de una vez por todas y solo reteniéndola (físicamente) hasta ser “calcinada” por dicho fuego.

vampire diaries

Damon (Ian Somerhalder) decide que es su momento, el momento de pagar por todo lo que hizo y así, a la vez, salvar a la mujer que ama y a su hermano. No obstante, si algo caracteriza a estos hermanos es su tozudez y Stefan (Paul Weasley) se niega a que eso ocurra. Tras el momento mayor redención del personaje de Damon, Stefan consigue cambiar la suerte de su hermano siendo él el que se queda con Katherine hasta el final. Stefan vuelve a ser el héroe, sacrificándose así por todo el daño que hizo cuando apagaba su humanidad, para proteger a su hermano mayor al que arrastró a la vida sangrienta vida eterna, pero despidiéndose así de su vida con Caroline (Candice Accola) con la que acababa de casarse.

No es lo que todos deseaban – otros querían a los dos hermanos vivos, otros a los dos muertos o cambiando a un hermano por otro en el trágico destino – pero, por cómo era el personaje de Stefan y por cómo se ha ido desarrollando cada temporada, a pesar de ser muy triste, así es como debía ser. Así Stefan Salvatore, con 171 años de vida encuentra la paz – reencontrándose con su amiga Lexi (Arielle Kebbel) -. Es cierto que si vemos más allá, “Stefan se sacrificó por el fanservice, por Delena” y eso es horrible.. La verdad es que contemplo ambas opciones, pero prefiero quedarme “con la bonita”, con la primera.

vampire diaries

Sumidos en la tristeza, los personajes siguen con su vida, vuelven a rehacerlas lidiando con la ausencia de un personaje tan querido e importante en sus vidas. Caroline abre, junto a Alaric (Matt Davis) una escuela para niños especiales (como sus hijas, ambas brujas), recibiendo una ayuda económica de Klaus (Joseph Morgan) quien, una vez más, en una carta le recuerda que la esperará todo lo que tenga que esperarla. Matt (Zach Roeig) es honrado por la ciudad y piensa en presentarse a la alcaldía del pueblo, y Bonnie se dedica a viajar por el mundo junto a su angel de la guarda, Enzo (Michael Malarkey).

Finalmente, y sin desperdiciar el regalo que les había hecho Stefan al sacrificarse, Elena (Nina Dobrev) y Damon se reencuentran tras el despertar de ésta y viven una vida plena y feliz. En los últimos minutos de la serie, el personaje de Elena nos cuenta que tras muchos años, también les llego el final a ellos – ahora humanos (Stefan inyectó parte de su sangre con la cura a su hermano) – y encontraron la paz, Elena con toda su familia y Damon, como no podía ser de otra manera, con su hermano.

Sinceramente, Julie Plec (showrunner de la serie) le dio el mejor final posible, la perfecta escena final. Los dos hermanos reencontrándose en “un lugar feliz” bajo la ya tan icónica frase de “Hola, hermano“. Siempre he dicho que, The Vampire Diaries – en cuestión de relación de personajes -, era mucho más que las parejas (por las que tantísimas peleas ha habido siempre entre los fans), pues lo más importante eran las amistades y los vínculos familiares, especialmente el que tenían estos dos hermanos, para mi, los sumos protagonistas de la serie (lo siento, Elena).

vampire diaries

Un final agridulce que nos ha tocado el corazón a todos – para bien o para mal -, mucho mejor del que esperaba. Un capítulo – el 171, como la edad de Stefan quien en el primer episodio decía que “esta era su historia”, maravilloso – lleno de paralelismos con otras temporadas pero muy en especial con el piloto; un capítulo donde las tramas han sido cerradas y cada personaje ha recibido el destino que merecía, y es que aunque sea cierto que Stefan merecía una larga vida y ser feliz, también por cómo era, por sus valores y toda la personalidad mostrada en estas ocho cerradas, también merecía este final para nada hecho a la ligera, para nada malo sino muy honrado y valiente. Al principio, nunca se apostó por la duración de Caroline como vampiro y, finalmente, ha sido la única que ha quedado en esa condición en el pueblo (y para la que están abiertas las puertas en The Originals y quizás según rumores algún spin-off). Un capítulo donde hemos vuelto a ver a tantísimos personajes que casi habíamos olvidado, y todos ellos como guardianes, como el sentimiento de ser mejor de otros personajes. Y finalmente, y así debo hacerlo, un capítulo donde, y aunque no fuera el mejor personaje del mismo, Damon ha demostrado ser un increíble  personaje con un corazón inmenso, lejos del egoísmo que tantas veces le ha caracterizado.. por eso es mi personaje favorito (siempre) y por ello tenía que terminar mi análisis-opinión con él.

Elena escribe, al finalizar el episodio, unas líneas en su diario en las que describe su vida. Podemos estar de acuerdo, la gran mayoría de espectadores de esta serie que, esas mismas palabras, pueden aplicarse a The Vampire Diaries. Ocho años siendo una montaña rusa de la que queríamos bajarnos, pero de la que tanto hemos disfrutado.

Y esta es mi vida. Rara, caótica, complicada, triste, maravillosa, increíble y, sobre todo, épica.

vampire diaries

Autor: Elisa Portillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario