Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

¿Qué versión de Marion Crane nos ha ofrecido Bates Motel?

*este escrito contiene spoilers*

Desde que se estrenara Bates Motel (2013-2017), todo fan de la serie y de la obra maestra cinematográfica que la inspira, Psicosis (Alfred Hitchcock, 1960), ha estado esperando el momento que se dio el pasado lunes en ‘Marion’ (5.6), cuando se produjo la llegada de Marion Crane al motel que regenta el atribulado Norman Bates, y que se esperaba incluyera algún tipo de versión de la ya clásica escena de la ducha. Pero nadie podía esperarse lo que los co-creadores Kerry Ehrin y Carlton Cuse han ofrecido finalmente: una osadía, exitosa en última instancia, que reescribe el guion de la película salvando a Marion y sustituyéndola en esa ducha mortal por su amante casado Sam.

Pero es que además Ehrin y Cuse, guionistas del episodio, logran que ese intercambio honre al personaje de la mujer, que básicamente va a hacer lo que intentó en la película antes de ser asesinada, y además que ayude a profundizar en la mitología de Bates Motel, en un punto -a cuatro capítulos de terminar la serie- donde Norman ya es plenamente consciente de su condición, y de dónde proviene ésta. ¿Y cómo hace esto? Pues haciendo que Norman mate a Sam sin tener que travestirse de su madre, y matando de forma metafórica a su despótico padre. Aunque Bates Motel siempre ha sido la crónica de un asesino en serie, éste siempre ha estado visto desde la óptica de la comprensión y, hasta cierto punto, el cariño. Norman también es una víctima.

Había mucha curiosidad por saber qué versión de la historia de Marion Crane ofrecerían los responsables de Bates Motel. Se hablaba de Jamie Lee Curtis -hija de Janet Leigh, Marion en la película original- o Taissa Farmiga -hermana de Vera Farmiga, que interpreta a Norma Bates y con la que guarda un gran parecido físico- como los fichajes más deseados por los seguidores de la serie, pero el pasado mes de julio todas esas cábalas se derrumbaron al anunciarse que la cantante y actriz Rihanna, gran fan de la serie, había sido fichada para ser la famosa mujer.

Aparentemente manifestó su pasión por Bates Motel en una entrevista, y Cuse lo leyó y propuso ofrecerle el rol. La mujer aceptó, y el resto es historia. Pero fichar a una estrella de la música puede tener sus limitaciones, y si la ganadora del Globo de Oro Lady Gaga se entregó por completo a American horror story (2011-), apareciendo en cada capítulo y en muchas escenas, Rihanna sólo pudo trabajar cinco días en Bates Motel, con lo que la esperada aparición de Marion se vio reducida a dos capítulos y un puñado de escenas.

Aunque no se pueda saber exactamente, uno no puede evitar preguntarse: ¿el arco de Marion Crane hubiera sido distinto de haber fichado a otra actriz? ¿O de haber podido Rihanna participar en más episodios? Finalmente el personaje queda algo deslucido, como lanzado a mitad de la temporada y más por su poder icónico que para avanzar la trama de manera significativa. Unido a esto el pobre talento interpretativo de la mujer, y para el arriba firmante la expectación queda mal satisfecha. Pero el giro respecto al personaje y su empoderamiento compensan lo suficiente, y se puede proclamar sin problemas que Bates Motel ha vuelto a demostrar su gran talento para jugar con las reglas de ser una precuela seriada.

491

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario