Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Reflexión | ¿Por qué Big Bang y otras sitcoms han tenido una doble renovación?

Puede que a más de una persona le haya sorprendido comprobar en nuestra lista de renovaciones y cancelaciones que series como Big Bang (2007-), Modern family (2009-) o Los Goldberg (2013-) han obtenido renovaciones dobles. La primera entra en las temporadas 11 y 12, la segunda en las 9 y 10 y la tercera en las 5 y 6, obteniendo además la primera por el camino una precuela centrada en el joven Sheldon. El arriba firmante desconoce los entresijos del caso de Los Goldberg, pero en lo referente a Big Bang y Modern family, la cuestión es puramente económica.

Cuando una serie comienza, los repartos firman contratos de siete años que se van a negociar varias veces si dicha serie dura esos siete años. Si además tiene éxito, las negociaciones van a implicar aumentos de sueldo y mayor flexibilidad a la hora de compaginar el rodaje de la serie con otros proyectos de cine o teatro. En los casos de Big BangModern family, decir que tienen éxito es quedarse corto. Audiencias millonarias, premios por doquier y una popularidad a nivel mundial. De hecho, Big Bang ha obtenido dos renovaciones triples consecutivas, de la 5ª a la 7ª y de la 8ª a la 10ª temporadas de una vez. Modern family siempre ha renovado sin dificultad año a año. Hasta el 2017.

Al acabarse los contratos de los repartos de ambas series, comenzaron las negociaciones por aumentos de sueldo, algo que las cadenas y productoras de las series, a veces distintas, quieren evitar en la medida de lo posible. Tras los respectivos aumentos obtenidos por los intérpretes hace años, de cara a seguir trabajando se pedían determinadas condiciones cuya negociación dificultó las renovaciones en ambos casos. Y es que a partir de ese séptimo año, y si no se han hecho modificaciones a esos tratos por el camino, se pasa a firmar de año en año -ninguna serie espera llegar a durar 14 temporadas-.

En el caso de Big Bang la mayor dificultad estribaba en el hecho de que el reparto no cobra lo mismo, sino que por una parte está el quinteto que lleva desde el principio de la serie y por otra la nominada al Emmy Mayim Bialik y Melissa Rauch, que se sumaron en la tercera tanda. Tras un noble gesto del quinteto que implicaba cobrar menos para que ellas pudieran cobrar algo más -la disparidad de esos sueldos es notable-, se pudo cerrar el trato y renovar doblemente en CBS.

En el caso de Modern family, la situación fue algo más tensa, con riesgo incluso de cancelación en ABC. El co-creador Steven Levitan y su equipo optaron por hacer un final de temporada, no de posible cierre de serie -medida de presión que deja a la cadena como la parte mala de cara a lo seguidores de una serie- y las negociaciones salariales llevaron un tiempo, discutiéndose incluso la idea de hacer una novena temporada de despedida más corta de los habituales 22/24 capítulos por temporada. Finalmente se llegó a un acuerdo y se dio esa doble renovación.

¿Por qué dobles? Para evitar la repetición del proceso el año que viene, así de simple. ‘Obligando’ al equipo técnico y artístico a comprometerse por dos años más de trabajo, se da una perspectiva distinta, una que hace más factible que dichas temporadas sean las últimas, y que esa decisión sea deliberada. Casi 50 episodios de cada una de estas comedias, cuando se lleva ya más de un lustro haciendo el mismo trabajo -las sitcoms tiene un alto componente de repetición y no riesgo-, puede que haga que los equipos se lo tomen de otra forma. O no, quién sabe. Es un negocio todo, al fin y al cabo, y cada parte tiene sus estrategias.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario