Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Reivindicación de la hilarante “Documentary Now!”

Estados Unidos tiene una industria televisiva tan amplia y peculiar que puede permitirse el lujo de tener series que son evidentes bromas entre (poderosos) amigos. Grandiosas bromas entre amigos. Y más cuando encuentran un canal como IFC, dedicado en exclusiva al humor y cuya parrilla se compone de comedias de autor de lo más marcianas, llamadas a perdurar por desarrollar audiencias de culto, no porque lo que ofrecen pueda ser nunca del gusto mayoritario. Portlandia (2011-) es probablemente su producto más conocido y popular, con varias nominaciones a los Emmy en su haber, y trataron de llegar a una audiencia más amplia con Maron (2013-2016), creada y protagonizada por el cómico Marc Maron y que se suma a la tendencia televisiva de las comedias dramáticas y semibiográficas que relatan la vida de cómicos.

El resto suelen ser más bromas privadas, como Documentary Now! (2015-), creada por Fred Armisen & Bill Hader & Seth Meyers & Rhys Thomas (co-director de cada episodio) y protagonizada en la mayoría de los casos por los dos primeros, ex-cantera de Saturday Night Live (1975-) y gente extremadamente popular en Estados Unidos. ¿La premisa? Cada entrega es una inteligente y rigurosa parodia de un largometraje del género documental, habiendo cubierto ya en 14 capítulos (con finales de temporada doble) los filmes Grey Gardens (1975), Nanook el esquimal (1922), La delgada línea azul (1988), los documentales informativos de VICE, History of the Eagles (2013), La sala de guerra (1993), Jiro Dreams of Sushi (2011), Swimming to Cambodia (1987), Salesman (1969), Stop Making Sense (1984) y El chico que conquistó Hollywood (2002). La tercera temporada fue firmada junto a la segunda, y nos llegará el año que viene.

Este grupo de amigos, junto al co-director y cinematógrafo Alex Buono y un pequeño grupo de guionistas hacen magia al respetar el formato y esencia de cada documental y ser capaz de condensar en 22 minutos una historia completa, extrayendo un finísmo humor de las situaciones que presentan y jugando en todo momento con un enfoque hiperrealista en las formas y naturalista en las interpretaciones, con el colofón además de comenzar cada entrega con Helen Mirren haciendo de sí misma y presentando los documentales como lo haría en un programa serio. Son parodias hechas de la mejor manera, desde el respeto a la base pero sin temer exponer aspectos ya de por sí son exagerables (empezar con la fascinante Grey Gardens es toda una declaración de principios, así como las recreaciones de los trabajos de Errol Morris o la egolatría de Spalding Gray).

Es oro cómico puro, y también lanza un dardo envenenado y a saber si muy consciente al género documental, que se supone debe capturar la vida sin adulteraciones pero que ha desarrollado con el paso del tiempo unos estilos propios dentro de la narrativa cinematográfica que permite tanta manipulación como cualquie otro género. Y es que sus formas son tan reconocibles que se han convertido en sencillo material de fotocopia, y han perdido algo de integridad por el camino. Para que se entienda mejor, uno que no sepa nada del proyecto ni de sus protagonistas podría encontrarse haciendo zapping A Juan le gusta el arroz con pollo (2.2) y tardar en darse cuenta de que es un falso documental. Esto no es culpa de los responsables de esta desopilante comedia, pero sí da qué pensar.

Autor: Adrián González Viña

Compartir este artículo en

Deja un comentario