Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] El Ministerio del tiempo 1×06: “Tiempo de pícaros”

Esta semana El Ministerio del Tiempo ha emitido uno de sus mejores episodios en lo que va de temporada. Tiempo de pícaros comienza con fuerza, situándonos de pronto en acción . Es, tras el episodio dedicado a Torquemada, el episodio con más contenido, dinámico y complejo. ¿Por qué? Porque tiene múltiples cosas que analizar y resaltar: contenido crítico, guiños literarios, personajes misteriosos, el pasado del Ministerio…

Por empezar por algo que disfruté personalmente, comenzaré en primer lugar con la crítica a los “verdaderos pillos”, a los ladrones con cargos políticos que atemorizan y asustan a la población. La creación y el perfil de Díaz Bueno bien podría ser un paralelismo de algún que otro rostro que aparece en televisión, acusado de estafa o desfalco o delito fiscal. Un hombre sin escrúpulos, protegido por un despacho y colocado en su puesto tras una sucia artimaña. En un ejercicio de sutileza narrativa, El Ministerio del Tiempo refleja la España hastiada y manipulada que es hoy día. Que Díaz Bueno además sea corregidor y cobrador de impuestos, hace que la pullita que se deja caer, sea mayor. Por cosas como estas, se está convirtiendo en mi serie favorita de la parrilla española.

La crítica a Díaz Bueno es a la par, sutil y visible.

La crítica a Díaz Bueno es a la par, sutil y visible.

La crítica, habitual en cada episodio, no solo es el elemento que hace que El Ministerio del Tiempo sea la serie que se necesitaba en nuestro país, también está el aspecto casi educacional que tiene. Como se pudo leer ayer en Twitter, eran muchos los espectadores que comentaban sus impresiones sobre El Lazarillo de Tormes, la novela escrita en el S. XVI y máximo ejemplo de novela picaresca. La duda histórica planteada en cada episodio fue nada más y nada menos que quién escribió el Lazarillo y por qué, lo que suscitó mucha expectación y numerosos comentarios sobre la obra.

Para el MdT Lázaro fue tan real como Picasso

Nunca antes se había hablado tanto en Twitter de la novela de Lazarillo de Tormes

La presentación del personaje de Lázaro, cómo se cruzan con él y el papel que desempeñan Amelia, Julián y Alonso en la historia del Lazarillo de Tormes está realmente bien encajada, siendo notable la buena interpretación que se hace del personaje.

El principio de una leyenda

El principio de una leyenda

Si hablamos de personajes, los que brillan especialmente son los femeninos. ¡Qué alegría que haya personajes así! ¡Quiero más Amelias Folch en la televisión! Amelia lleva demostrando que sabe mucho más que cualquiera de los miembros del Ministerio pero, en este episodio, ha sido una verdadera enciclopedia.  El contraste entre ella y Julián, y ella y Alonso da mucho juego al trío. Me gusta especialmente que se gane el respeto gracias a su inteligencia y buen hacer, es toda una heroína.

Amelia, la wikipedia del Ministerio

Amelia, la wikipedia del Ministerio

Como toda heroína que se precie, tiene a su villana. Lola Mendieta vuelve a hacer acto de presencia sólo para confundir aun más ¿es solamente una traficante de arte ¿cuáles son sus intenciones con el Ministerio? Y lo que más inquieta ¿qué sabe ella de los protagonistas? Que aparezca en episodios sueltos, sin previo aviso, sólo hace que se esté a la espera por si ella está detrás de lo ocurrido.  Si no está ella, ¿estarán los americanos?

La trama con Walcott, el agente que viaja en el espacio y tiempo de origen estadounidense, ha adquirido una nueva dimensión al ser “secreto” de Estado. A los agentes del Ministerio les ha salido una competencia que ni conocen ni tienen permiso para investigar, pero, no son los únicos a los que les ha salido competencia. A Lola, también.

Hay una nueva mala, malísima que ha puesto en jaque a Salvador y a todo el Ministerio: Torres. Torres es el enlace entre “los de arriba” y el Ministerio con la consiguiente potestad que eso conlleva, es decir, han de cumplir las órdenes que ella dicte porque viene “de arriba”. Un solo minuto le ha bastado para hacerse con la atención del público, aunque no es difícil, Mar Saura borda los papeles así.

Un minuto en pantalla le bastan para presentarse

Un minuto en pantalla le bastan para presentarse

Pero no nos equivoquemos, ni Amelia –Aura Garrido-, ni Lola –Natalia Millán- ni Torres –Saura-, Tiempo de pícaros fue el episodio de Irene, el personaje de Cayetana Guillén Cuervo . Gracias a este 1×06 hemos sabido un poco más de la historia del Ministerio, la cual se percibe como turbia y oscura. La revelación de Leiva, alguien que se rebeló contra el sistema y cumple condena, y la relación de este con Irene ha añadido una nueva dimensión a la institución, mostrándonos que no es tan afable y benevolente como creíamos.

Puesta en una situación donde la lealtad y la moral estaban en juego, Irene estuvo al límite todo el episodio y, los espectadores, con ella. ¿Plantará cara a Salvador? ¿Iniciará una revuelta? Por ahora parece que sólo se salta algunas normas pero quién sabe, quizá será la mano derecha que Lola necesita para cambiar la historia.

#Cayetaners

#Cayetaners

Todo esto y mucho más dio de sí Tiempo de Pícaros, un episodio que vuelve a situarnos en una época lejana –cosa que le funciona más que en décadas cercanas- y que resuelve una duda fundamental en la Historia de España. Por fin se sabe quién se encargó del Lazarillo de Tormes.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario