Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] Fear The Walking Dead 1×04 ‘Not Fade Away’

“En el exterior todo está muerto, ya hace nueve días desde que las luces se apagaron, vamos a rodar”. Es lo que propone de manera inconsciente el joven Chris Manawa desde el tejado de su nueva casa en el que, cámara en mano, hace un diario audiovisual con el que nos vuelve a manejar a nosotros. Todo se construye como si de un juego se tratase, él alaba a unos militares que empiezan a caricaturizarse durante un episodio (violentos, tajantes y en busca de su propio beneficio) en el que son protagonistas.

La vida se retoma en un nuevo entorno, la cerca que divide a los militares del poblado, un punto diferencial que propone la ficción para así diferenciarse de The Walking Dead. Y sí, funciona, sobre todo para todo aquel amante de la serie madre, porque da la sensación de que van a explotar todos aquellos factores, pero en su debido tiempo. El caos y los muertos vivientes deberán esperar a que los humanos tengan antes su batalla previa al apocalipsis y ahí incide definitivmanete Fear The Walking Dead.

Digamos que este 1×04 es definitivamente la chispa que ha encendido la dinamita, una llama que va directa a los personajes y sigue manteniendo en el trasfondo a los zombies, meros espectadores de lujo que quedan atrás. El primer plano es para lo desconocido en este ‘Not Fade Away’. La cerca está puesta, las leyes empiezan a maltratar a los individuos, los secretos se plantean y el círculo pone a cada uno en su sitio.

Fear The Walking Dead, luchas de presente sin zombies

La droga envuelve a Nick, los cuidados y un nuevo futuro a Liza Ortiz, el cuidado por el que todo esté bien mantiene despierto a Travis (aka Rick) y Maddie envuelve toda una atmósfera en la que no se le escapa nada. Ella es la verdadera protagonista de este cuarto episodio. Sufre como madre, como esposa, como superviviente y lucha para salir adelante, entre otras cosas, con la muerte a un palmo de ella.

Quizás ella sea el personaje más interesante de este 1×04 en el que vemos algo más escondido a Daniel Salazar (mi apuesta a personajazo en próximas temporadas). Su salida en búsqueda de aquella extraña luz que ve Chris es uno de esos secretos que ya deja entrever la serie. Los que perfectamente podrían compararse con los desinfectantes del apocaipsis van por ahí matando a todo ser vivo con el que se cruzan más allá de la cerca. Otra bofetada de realidad.

En un episodio coral en el que se centran algo más en esos secundarios que sólo aparecían antes acompañados, como son los casos de Liza Ortiz y Ofelia Salazar, el espectador toma nuevas referencias como el sexo, la libertad y el desarrollo individual de los menos activos. Otro hachazo para salvar vidas en esta vida antes de que aparezcan los muertos vivientes. Secretos y sorpresas antes del caos.

Autor: Juan A. Pérez

Periodista. Sevillano. Sintiendo la profesión en la radio. Amante del futbol y el cine. Ahora en @PlanetaDMQ @eldesmarque @GeneracionGeek y @tablero_rne

Compartir este artículo en

Deja un comentario