Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] The Walking Dead 6×16: “Último día en la tierra”

Dos silbidos, su presencia, el vaivén de Lucille, la voz de Jeffrey Dean Morgan, entorno perfecto que resume la esencia de Negan, un gris sobre negro que toma forma definitivamente en The Walking Dead. Quince minutos de pantalla como cierre de temporada en un agónico episodio que hace tambalear al más rudo Rick, un cliffhanger tan apetecible como jugoso que lleva a mil interpretaciones y a una duda, una amalgama de momentos que se repasan en las miradas de Rick a lo largo del episodio. Lo que posiblemente el sheriff tenga en la cabeza en ese último suspiro no es mas que ese último día en la tierra que titula AMC.

No perfecto, pero sí brillante. Por el tono, por el contraste, por conseguir tras seis temporadas ser el capítulo más oscuro de todos los vistos hasta ahora, sobre todo si logramos desligar la aburrida trama de Carol y Morgan en este final de temporada angustioso hasta decir basta. Y todo comienza con amargura de Maggie, final más potente que el previsible engaño de Daryl en el penúltimo episodio, esa es la carnaza que utilizan Los Salvadores para aprovecharse de Rick y los suyos, un movimiento en falso que balancea el inicio de una tiranía que bien podrá reiniciar todo lo que entendemos por The Walking Dead hasta este momento.

Eso sí, antes necesito soltarlo, la trama de Morgan y Carol aburre, es previsible y no aporta absolutamente nada. Esa premisa la hemos visto en repetidas veces a lo largo de toda la serie y acompañada de una muerte que ahora se evita para fortalecer vínculos entre dos personajes venidos a menos esta temporada y que deberían de dar más, porque son el aire fresco que por momentos podría revalorizar la ficción.

Pero la dinamita era otra. Estaba en esa caravana y quién sabe si lleva un zombie en su vientre. La difícil situación de Maggie era sólo el inicio del fin para los de Rick y la inteligencia del guión y sobre todo del montaje se consigue al provocar una y otra vez esa misma angustia de los personajes a los espectadores. Conmigo os prometo que la consiguió, de la desesperación al cansancio, de la incredulidad a la pasión por Negan y de ahí al limbo.

Es fácil fustigar a The Walking Dead por la season finale, pero a estas alturas el que se siga engañando pensando que esa no es la constante de los muertos vivientes debería replantearse por qué ha llegado a esta sexta temporada. Así funciona, gusta y crea preguntas más allá de un análisis que debería hacerse en torno a la diversidad tan cuestionada de los personajes que aparecen y desaparecen en la trama. Pero Alexandria, al igual que Hilltop y el panorama genérico de la serie no es más que un plano abierto en el que pocos brillan con luz propia y ahí erra forzando la serie con Rositas, Sasha o Glenn que desaparecen y aparecen por momentos.

The Walking Dead no es Juego de Tronos

A pesar de que juegan con nosotros, no deberíamos de sorprendernos porque un cliffhanger nos deje con ganas de más. The Walking Dead no es Juego de Tronos. El gatillo se aprieta las mismas veces metafóricamente hablando, pero con los muertos vivientes las muertes pueden durar seis meses como es el caso del paso de la sexta a la séptima temporada.

Elucubraciones miles, “campeón”. ¿Será la misma muerte del cómic? Da igual, la expectación se mantendrá durante meses, ahora es momento de quedarnos con Negan, con sus manías, con su ejército alejado de las sombras, con su amada Lucille, con el dañino tono de voz con el que busca una sonrisa irónica…con la muerte.

Llega una tironía repleta de sarcasmo, sorpresas y seguro que un nuevo plan, pero todo rodeado de una chupa de cuero y un bate de béisbol que darán que hablar los suficientes meses como para que nos desvivamos repitiendo cada pulsación al volver a ver esos últimos quince minutos, una escena brillante, que no perfecta.

Negan 6x16

Negan, Negan, simplemente Negan

Análisis
Análisis realizado por
Juan A. Pérez
Fecha del análisis
Puntuación
4

Autor: Juan A. Pérez

Periodista. Sevillano. Sintiendo la profesión en la radio. Amante del futbol y el cine. Ahora en @PlanetaDMQ @eldesmarque @GeneracionGeek y @tablero_rne

Compartir este artículo en

4 Comentarios

  1. Excelente final aunque nos dejan demasiadas ansias durante mucho tiempo. Totalmente de acuerdo con tu análisis. Aunque debo decir que lo de Morgan y Carol, aunque algo aburrido, es muy interesante; pues ella esta rindiendo ante la ideología de Morgan y este, por ella, se convierte de nuevo en asesino… Así que sera de esperar cosas nuevas en octubre sobre estos dos.
    Sobre el juego que llevó a cabo Negan para acorralar a nuestros favoritos pues basta con decir que me quede helada del puro susto y no dejó de pensar en el final. Ni modo…ha esperar.

    Publicar respuesta
  2. Decir que el cliffhanger es brillante y necesario es de lameculos, todo lo contrario. Como fan del comic y la serie desde los comienzos siento que me han vendido humo. Han creado durante meses la expectación de la llegada de Negan, y aunque el actor lo borda, la caracterización es pobre, le han censurado, o sea, han castrado la esencia del personaje. Después de la casi perfecta sexta temporada que se han marcado, como siempre los productores encuentran la manera de giñarla, en este caso han aguantado el truño hasta el final. La serie ya tiene su público afianzado y de saber la víctima de Negan solo crearía mas ganas de ver que sucede a continuación, y como reaccionaría Rick, no con un cutre cliffhanger que para octubre ya me importará un pepino quien muera, pues estaré metido en otra serie….. En resumen The walking edad encuentra el modo de cagarla una vez más!!!

    Publicar respuesta
  3. esperaba más de the walking dead, desde la quinta temporada lo siento en un desarrollo muy flojo y hay capítulos para dormir. Sinceramente esperaba más del capitulo final, un burla que no mostraran quien muere.

    Publicar respuesta
  4. VERGUENZA, lo que fue esta serie y lo que es hoy. Acabo de ver el capítulo y ya puedo decir que abandono sin remordimientos la serie. Fue bonito mientras duro, pero el cliffhanger no tiene perdón de Dios. Es una forma absurda de cargarse uno de los más importantes momentos del cómic, así como la serie, bajo mi humilde opinión. Los guionistas han creido que ibamos a estar 6 meses babeando por ver qué nueva tontería se les ocurría, pero, al menos en mi caso, SE ACABÓ.

    Publicar respuesta

Deja un comentario