Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] True Detective 2×01: “The Western Book of the Dead”

Inevitablemente vamos a comparar, pero no deberíamos hacerlo. Otra historia, nueva base sobre la que partir para analizar la nueva propuesta de Pizzolatto que respalda HBO. Ni la idea, ni el reparto ni la ambición del inicio de este nuevo True Detective llegan siquiera a competir con la Primera Temporada, pero deja conforme.  Avanzan los minutos hasta llegar a la hora que compone este primer episodio y la atmósfera como era previsible te va envolviendo hasta los últimos quince minutos. Sin ellos el capítulo sería una simple carta de presentación; con ellos, un motivo para continuar disfrutando de una serie que pone las bases para recomponer el significado de True Detective.

La idea cambia desde su concepción y de tener a un personaje que tomaba el control de la ficción como era Rust, a introducir más caracteres con una trama más ambiciosa que sin embargo echa en falta algo del magnetismo de la primera. No hay que comparar, pero es imposible dejar de hacerlo.

Entendámoslo como una nueva serie. Ahí partimos con personajes rotos, que dejan a un lado la moralidad para mantenerse en la derrota una y otra vez hasta que inevitablemente el destino los une. Derrotados, sombríos, perdidos y juntos para luchar al crimen, la ironía del guión maneja muy bien su propia sorna. Ahí Rachel McAdams se superpone con mucha distancia a Colin Farrell y Vince Vaughn, que parecen sumidos en una línea media más allá de la profundidad que dejan entrever sus personajes.

Lo que sí deja claro Pizzolatto es que quiere sorprender y ese “We get the world we deserve” mantiene un tono misterioso y con un punto de sorpresa para dejarnos pegados al televisor de cara al próximo domingo. Y lo consiguen a medias, al menos en mi caso, porque me atrae la idea, me gusta Adams, pero el soporte me tiene que convencer más allá de que ya me tengan enamorado tras la primera temporada. Ahí sabes que tienes que exigir más, pero que eso será imposible de superar.

En plena sombra y sin True Detective

La oscura reflexión deja paso a sórdidos personajes y aunque Pizzolatto juega con un tono más tranquilo, lo superpone con antihéroes al más puro estilo The Wire en esos momentos que van más allá de la investigación policial. La acción deja paso a los problemas personales en una justificación que deja en evidencia el contexto de cada uno de los cuatro protagonistas. Sí, The Wire, porque es inevitable pensar en Simon, en su manera de destrozar a los personajes más allá de su destino. El cigarro, el alcohol, las drogas…la sumisión al ser más allá de la rutina por mantenerse vivo. Y la última escena ejemplifica esa unión.

El juego del detective corrupto que deja de serlo se desliza en la moralidad de Velcoro, que vive en la desidia entre su trabajo, su familia y su supervivencia. Parece que su personaje no sabe manejarlo todo y la explosión lo hacen ser pura dinamita. Es imposible hacer una recolección lógica de lo que sucede en el primer episodio para hacer una review más que un análisis previo de la ficción, pero sí, Farrell lleva el protagonismo y se desliza entre varias traman que componen el episodio. La escena ante el padre del niño que acosa a su hijo es de lo más crudo del episodio, sólo un punto para entender a qué puede llegar su personaje.

De Velcoro a Bezzerides

Estar a la altura de Woody Harrelson y sobre todo de Matthew McConaughey es más que difícil y de momento nadie llega a su nivel. Y con guiño incluido a las constantes preguntas a los dos protagonistas de la primera temporada, empieza el juego. Ahora pasamos de dos a cuatro protagonistas, se abren más las tramas y en este primer episodios nos dejan con muchos puntos ensombrecidos. Colin Farrell es Ray Velcoro, el detective adicto que arrastra una vida familiar más que complicada y que no es capaz de mantener el nivel de protagonismo que le supone el abrir la ficción. El personaje se escupe a sí mismo con el paso de los minutos y convence conforme avanza su trama. Sin duda es el que toma más minutos en pantalla con el rol de protagonista.

Posteriormente vemos a Vince Vaughn dando la vida a Frank Semyon, el mafioso de la serie. Le falta tanto que se queda a medio camino, aunque parece que el cambio de su personaje recibirá la actitud filosófica más adelante, pero no ha tenido un inicio prometedor. Más bien aburre y parece poco creíble, el más previsible incluso.

En cambio es Rachel McAdams la que sorprende desde su primera escena. Su Ani Bezzerides se come a Farrell y prueba su culminación como actriz. Sí, en sólo un episodio parece superlativo llegar a eso, pero si por algo se caracterizan los guiones de True Detective es precisamente por saber explotar al máximo a los actores en todas sus virtudes y con lo que ya hemos visto de McAdams, parece que será la sorpresa de la ficción.

Por su parte Taylor Kitsch muestra a Paul Woodrugh, un jóven acomplejado que rebaja su nivel de vida para eliminar lentamente sus emociones vitales. Parece que muere lentamente mientras recorre un camino que de momento se nos oculta.

Todo es oscurantismo. La polución que lleva consigo el guión vuelve a poner la crueldad como eje fundamental para trazar asesinatos, droga y sobre todo autodestrucción. El primer episodio es un enlace para contar una historia con cada uno de los cuatro protagonistas. Sin Fukunaga, la dirección se debilita, pero la fuerza de los planos cenitales mantiene la esencia de la serie. Destrucción sobre poder, muerte cono antagonista al antihéroe. True Detective no deja de serlo, pero cambia.

Análisis
Análisis realizado por
Juan A. Pérez
Fecha del análisis
Ítem analizado
True Detective 2x01
Puntuación
3

Autor: Juan A. Pérez

Periodista. Sevillano. Sintiendo la profesión en la radio. Amante del futbol y el cine. Ahora en @PlanetaDMQ @eldesmarque @GeneracionGeek y @tablero_rne

Compartir este artículo en

5 Comentarios

  1. hay alguna referencia a los protagonistas de la primera temporada?

    Publicar respuesta
  2. Sólo una corrección, el nombre del director de la primera temporada es Cary Fukunaga, no Fukuoka como menciona al final del artículo

    Publicar respuesta
  3. creo que si bien es inevitable comparar y mas de alguna vez fui participe de eso, cuando me entere que serian formatos finitos en cada temporada de la serie… como superar esas actuaciones, monólogos filosóficos de Rust Cohle a lo largo de la temporada con un Martin Hart tan protagonista como él, siendo la pareja explosiva y de un efecto sinérgico excepcional. es bastante difícil encontrar actuaciones que bordeen la perfección como aquellas… pero deberíamos comparar? no debiese suceder y en eso coincido contigo Juan. Es preferible disfrutar de este nuevo formato sin comparaciones, disfrutar a concho las actuaciones que se presenten, escenas que podrian ser emblematicas. Por lo mismo hay que dejar atras aquello que se puede disfrutar cuando se quiera, por que Rust Cohle se queda en la memoria y es registro perpetuo. Es de esperar que la serie sea un éxito y que nos entregue una historia exquisita como aquella búsqueda del rey de amarillo en los bosques y pantanos de Carcossa… Colin Farrel te tengo fe junto a los otros personajes y ha esta nueva temporada tambien, porque si bien son pocas las buenas series hoy en dia, los fantasmas que los persiguen no harán que disfrute cada capitulo como la exquisitez de un nuevo gran libro que estoy por descubrir!!!

    Publicar respuesta
  4. Nuevo lugar, nuevo caso, nuevos detectives, ningún tipo de relación con la historia anterior, ha sido simplemente fantástica, las actuaciones y la misma historia te envuelve cada vez más conforme avanzan los episodios http://www.hbomax.tv/true-detective-2

    Publicar respuesta

Deja un comentario