Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Review] True Detective 2×04: “Down Will Come”

Si ya dijimos que el tercer episodio se nos antojaba adormilado, podemos decir sin temor que al cuarto hemos espabilado. No es que la trama avance mucho más rápido, de hecho seguimos contando que ese ritmo pausado en el que vemos pautas de la vida de los personajes pero no nos encontramos con nuevos misterios ni posibles teorías sobre lo que está ocurriendo. Esta falta de claridad puede ser causa del estilo narrativo, de ese “true” en el nombre de la serie.

True Detective

Una investigación real es más así, no está plagada de misterios y personajes interesantes, sino lleno de incoherencias, de gente mala a la que no se puede pillar y muchos agujeros, por todas partes. Lo único que parece claro es que Paul está jodido hasta el cuello -las referencias ya explícitas sobre su culpabilidad en la guerra o sus problemas referidos a su sexualidad reprimida-, y que Frank está desesperado por recuperar el terreno que poco a poco va perdiendo. Respecto a Bezzerides y Velcoro, durante este cuarto capítulo se convierten en personajes más “blancos”, personas rotas que se concentran en su caso y desprenden ese aura de héroe que va a salvar el día porque es su cometido. Tenemos ese momento en el que el pasado de Ani se vuelve contra ella -cosa que achaca a su condición de mujer aunque nada venga a demostrarlo, y eso no queda mal dentro del contexto-, y el último gesto de Ray con su hijo, con el que vuelve a difuminarse ese personaje oscuro y despiadado que actúa sin temor a las consecuencias y nos muestra al perro apaleado. Quizá el mayor problema con Velcoro es esa falta de definición en su personaje, a veces violento, a veces decente. Y en los últimos capítulos, a raíz de lo ocurrido en el segundo, parece que el personaje se decanta más por su lado más pasivo, alejándose del rol que Frank le marca con sus chantajes.

Respecto a la trama sobre Ben Casper, empiezan a verse “coincidencias”. Relaciones extrañas entre la comunidad del padre de Ani, un tal Pitlor, Casper y el padre del alcalde, Chessani. La investigación llega hasta un delincuente mejicano, de apellido Amarilla, que se convierte en el principal sospechoso.

True Detective

A la hora de ir a buscarlo, se genera la que es hasta ahora la mejor secuencia de esta segunda temporada: una guerra urbana entre la banda de traficantes de Amarilla y nuestros detectives. Muy bien llevada en ritmo y en escenas, cruentas y crueles, nos muestra un caos estridente que desemboca en tragedia. Si existen dos puntos demasiado casuales y que pesan sobre la secuencia: el hecho de que al final sólo sobreviven nuestros tres policías protagonistas y ninguno más, y el hecho de que nuestro malvado mejicano traficante decida inmolarse en vez de buscar una verdadera alternativa de escape. Cosas buenas: vemos por fin a un personaje que se queda sin balas, Ani, y a sus enemigos dándose cuenta de ello. El peso del combate, en el que los malos no son meros tiros al blanco preparados para morir y se convierten en un verdadero desafío -uno solo de ellos acaba con medio grupo de policías-. Y tenemos una sólida reacción ante el fin de la masacre, que desvela el peso real sobre las circunstancias. Velcoro y Ani se derrumban, frente a un Paul más indiferente cuyo rostro parecía estar reviviendo momentos de su pasado en la guerra.

Cosas que tenemos que empezar a echar en cara, la tramita entre Frank y su mujer, tan centrada en el asunto del hijo cuando todo el imperio se está derrumbando (aquí entendemos a Frank), pero teniendo en cuenta que el mafioso parece carecer de cualquier tipo de sensibilidad hacía su pareja, revelando su verdadera cara. Por una parte bien, pero se vuelve algo redundante.

True Detective

En conclusión, un buen final de capítulo para una trama que necesita nuevos giros. Conocemos poco sobre los sospechosos y demasiado sobre los protagonistas, poco sobre la ciudad y mucho sobre asuntos más secundarios. Es este el principal problema de la temporada, que pierde la frescura y la agilidad de la primera por la falta del elemento de los flashbacks y la conexión entre pasado y futuro, que generaba mayor interés.

Autor: Alejandro Ruiz

Compartir este artículo en

Deja un comentario