Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

[Opinión] |Riverdale, el cóctel teen definitivo

Una de las series más esperadas de esta nueva temporada invernal es Riverdale, la adaptación de Archie, un icono norteamericano del mundo de los cómics. Vendida al público como una ‘reinvención’ del universo Archie, mucho más oscura y ligeramente más adulta, Riverdale me llamó la atención desde que The CW le diese luz verde. Mi cariño a las historias y personajes originales tuvieron mucho que ver con mi interés hacia ella, aunque sin duda fue el cambio de formato y su marcado carácter innovador los que me empujaron a darle una oportunidad.

A decir verdad, por lo visto en el piloto, Riverdale no es la serie del año ni una obra maestra, pero sí que puede ser la serie teen definitiva de esta temporada. He aquí mis impresiones de lo mejor y lo peor de la nueva serie de Archie y sus amigos:

A favor:

-El misterio (o misterios):

Sí, Riverdale comienza con un cliché. Pero da lo mismo. ¿Y lo bien que funciona qué? Como no podía ser otra forma, la serie empieza justo después del verano –ese idílico verano de la adolescencia que te cambia para siempre-, un verano tocado por la tragedia tras la muerte de uno de los vecinos del pueblo.

Aquí el cliché se transforma y la víctima es masculina. Se trata de Jason Blossom, el Alison DiLaurentis (Pretty Little Liars) de Riverdale. Rico, poderoso, popular y una pesadilla para los marginados. Alguien por quien nadie llora su pérdida. Alguien que se ha ganado todas las antipatías del instituto.

Su muerte, acontecida en el lago –si algo nos enseñó Scream es que el lago en una trama de asesinato es esencial- en extrañas circunstancias, será el misterio principal. Cómo sucedió, quién acabó con su vida y qué pasó son las dudas a resolver. Un caso poco novedoso para este tipo de series pero acabará por enganchar al espectador, sobre todo por la máxima de ‘nadie es inocente’.

-Veronica, simplemente Veronica:

Si me hubiesen preguntado hace unos años a quien prefería, si a Betty o a Veronica, mi respuesta hubiera sido Veronica automáticamente. Si me preguntas ahora, la respuesta no cambia. La ‘reinvención’ del personaje me ha gustado muchísimo, y la interpretación de Camila Mendes ha sido de las más destacables del piloto.

A la espera de ver cómo Betty rompe su cáscara y comienza a empoderarse, Veronica es por ahora el personaje más complejo del sexteto protagonista. Será interesante ver su camino de redención en busca de ser mejor persona. O su recaída imposible de evitar en sus antiguos hábitos.

-La dinámica Betty – Archie – Veronica:

Esta relación era uno de los temas más complicados de trasladar a la serie, o al menos para no caer en la guerra absurda de ships –que sabemos que está por venir-. En el piloto, no obstante, la relación entre los tres es muy natural. Es de alabar que la famosa rivalidad entre Betty y Veronica por el amor e interés de Archie no se da tal que así, sino que la amistad entre las chicas es mucho más sincera y fuerte que eso. Sí, ambas han puesto sus ojos en el pelirrojo pero no es lo esencial. Espero que esta dinámica de amistad y empoderamiento entre ellas se mantenga y antepongan su relación a sus posibilidades con Archie.

En contra

-El mal trato al público queer:

Riverdale ha comenzado con polémica. En Redes Sociales, como Tumblr o Twitter, fueron muchas las voces que se alzaron en contra de la serie por una decisión que no ha gustado a mucha gente. Jughead, el personaje de Cole Sprouse, posiblemente no será asexual como en el canon de los cómics. Al menos, no al inicio.

En los comics, la sexualidad de Jughead se trata de manera muy natural y se acepta con esa misma naturalidad. Sin embargo, en la serie el personaje será, a priori, heterosexual. Diversos colectivos se han manifestado en contra de esta decisión porque consideran que ayudan a invisibilizar la realidad de muchos jóvenes que tenían a Jug como referente.

 Si ya de por sí cualquier personaje no heterosexual es una excepción, en el caso de Jug la minoría se reduce al cero. Riverdale tenía la oportunidad de respetar este rasgo del personaje, pero ha decidido no hacerlo por alguna razón que se me escapa a la comprensión.

Pero esto no es todo. En las promos de la serie se vendía la idea de una posible relación amorosa entre Betty y Veronica, para luego The CW retractarse y asegurar que tan solo enseñaron esa escena para las promos. Esto es lo que se conoce popularmente como ‘queerbaiting’.

-Los personajes adultos:

Desde mi punto de vista sobran. Normalmente los personajes adultos en las series adolescentes no suelen encajar mucho, pero hay grandes aciertos, como por ejemplo en Teen Wolf, donde poseen cierta relevancia en la trama. En Riverdale se nos presentan un plantel de personajes estereotípicos que ya sabemos que no va a funcionar. Drama gratuito entre los papás y las mamás de los protagonistas que vendrán a complicar sus existencias. Ojalá me equivoque y sean mínimamente atrayentes, pero me da en la nariz que no.

-La falta de identidad:

Esto es más que nada una apreciación al cóctel teen que supone Riverdale. Tiene tanto de tantas series que su identidad propia se diluye y es difícil definir qué es propio, qué proviene de otras series de la cadena y qué es de los cómics. La marca de identidad se creará con el paso de los episodios, pero en el piloto existe una lacra importante de diferenciación.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario