Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

The Gifted: Los elegidos o los mutantes que nos merecíamos

En mitad de la locura por los superhéroes, Fox España acaba de estrenar una serie basada en los mutantes de X-Men. A priori podría parecer, con la cantidad de oferta que hay, una serie que olvidar o posponer, pero lo cierto es que no debemos andarnos con prejuicios rápidos. The Gifted: los elegidos –como se ha llamado en nuestro país- es la serie de mutantes que nos merecemos y que no sabíamos que necesitábamos.

The Gifted construye su relato con la base de los comics de X-Men y con la referencia de las películas, aunque se aleja bastante del tono “grandilocuente” de estas y se acerca más al espíritu underground de las últimas etapas comiqueras. La historia sigue a los Strucker, una familia nuclear tradicional cuya vida cambia de un momento a otro después de que un accidente revele que sus hijos son mutantes.  A partir de ahí, y perseguidos por el Gobierno, los Strucker deberán buscar ayuda en un grupo de mutantes clandestinos que sobreviven en una antigua mansión abandonada.

Para quienes no tienen mucha base leyendo las aventuras mutantes, la ambientación y algunos de los guiños de la serie se pueden entender si se ha visto al menos algunas de las películas. Está situada en una línea temporal alternativa, en la cual los mutantes ya no pueden vivir en libertad y son tratados como una amenaza constante. Campos de concentración, condenas perpetuas, supresión de derechos civiles…

Si se conoce un poco de la mitología de la saga, The Gifted es un disfrute continuo. Desde el re-telling de los hermanos Von Strucker –aquí sin un padre tan cruel pero no exento de crueldades y sin ser mellizos-, hasta la aparición de una de las mutantes más subestimadas del universo Marvel, Polaris, pasando por los villanos por antonomasia, los Centinelas.

Sin embargo, The Gifted no funciona simplemente por su ambientación, sino por la genial metáfora que hace del presente. Más allá de Polaris, Blink o Thunderbird, lo que realmente une The Gifted con X-Men es su espíritu crítico contra el sistema. Dicho espíritu, o más bien su carencia, es lo que ha hecho que en muchas ocasiones no funcionen las series que traten de “gente con poderes” en los últimos años.

Temas como la clandestinidad o la falta de entendimiento no han faltado, pero siempre como algo muy sutil y con una organización maligna que los buscaba. La sociedad o los prejuicios eran tomados a la ligera, de forma sutil. Aquí la sutileza se subraya en rojo y se habla de la complicidad de la ciudadanía y, sobre todo, cómo el concepto de sociedad de bienestar se deconstruye.

Sin entrar demasiado en spoilers, The Gifted consigue no entrar en el maniqueísmo “nosotros buenos, ellos malos” desde el inicio con sus protagonistas. Todo lo contrario. La familia principal, a excepción de Lauren, tiene una percepción negativa de los mutantes porque toda su sociedad se basa en el odio injustificado contra ellos. No viven esa opresión, ni mucho menos se preocupan por quienes la sufren; prefieren mirar hacia otro lado y no involucrarse demasiado.

La ruptura de su “normalidad” es lo que descubre un mundo nuevo para todos, sobre todo para Caitlin, la madre. Su ingenuidad y confianza en el sistema se pone a prueba desde el inicio, demostrándonos cómo al no ser sujetos de un problema, a menudo no queremos ser conscientes del mismo. La metáfora del mutante como el diferente, el odiado, funciona mejor en The Gifted que en cualquier otra producción basada en los X-Men desde X-Men 2.

Después de varias pifias y sinsentidos –no olvidamos Apocalipsis-, esta serie retoma el sentido inicial de estos héroes y nos relata una historia dolorosamente universal. Un escenario escalofriantemente parecido al que viven muchas personas hoy día en diversos puntos del planeta. Todo ello sin olvidar el uso de poderes, claro está.

The Gifted se puede ver en Fox España.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario