Ricky Gervais fulmina Hollywood en la entrega de los Globos de Oro

Ricky Gervais en los Globos de Oro 2020 (Foto: Paul Drinkwater).
Ricky Gervais en los Globos de Oro 2020 (Foto: Paul Drinkwater).

Ricky Gervais ha sido el encargado de abrir la septuagésima séptima gala de los Globos de Oro como presentador y anfitrión. El humorista británico, conocido por su humor ácido sin cortapisas, cargó contra todo y contra todos en la que según él mismo será su última vez presentando la entrega de premios. En mayor o menos medida, cargó contra Scorsese, Joe Pesci, Leonardo de Caprio o Jeffrey Epstein; pero con quien más se cebó fue con la Academia de Cine y el colectivo de actores en general.

La mitad de la sala respiró aliviada cuando Ricky Gervais empezó diciendo: "os gustará saber que es la última vez que presento esta gala". Sin embargo, casi toda ella se tensó cuando, justo después, dijo: "ya me da todo igual. Es broma, siempre me lo ha dado". El primer palo se lo llevó la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, organizadora de los premios, de la que dijo que no le habían despedido como a Kevin Hart porque apenas sabían hablar inglés.

El segundo, para Joe Pesci, al que "confundió" con Baby Yoda. Y el tercero fue directo a las tripas de la industria. "Aquí están algunos de los productores de cine y televisión más importantes del mundo. Gente que tiene algo en común: todos temen a Ronan Farrow. Va a por vosotros". Ronan Farrow fue el primer periodista en escribir sobre los casos de acoso sexual en Hollywood, ayudando a su posterior revelación.

El monólogo de Ricky Gervais era una demostración firme de que no tiene intención de volver a presentar los premios, lanzando un dardo envenenado con cada frase que salía de su boca. Aprovechó el chiste sobre Conan Farrow para decir que este año había habido muchas películas sobre pederastia, como Leaving Neverland, el documental sobre Michael Jakcosn, y Los dos papas, la película sobre Francis I y Benedicto XVI, que dejaba atónito y nada contento a Jonathan Pryce, uno de sus protagonistas.

Otro de los puntos controvertidos del monólogo llegó cuando habló de la entrega de premios, a la que llamó aburrida. "Podéis ver la primera temporada de After Life, que va sobre un hombre que quiere suicidarse porque su mujer ha muerto de cáncer, y aún así es más divertido que esto". Terminó rematando la faena como solo él sabe: "alerta de spoiler: hay segunda temporada, así que no se suicida. Como Jeffrey Epstein. Callaos, sé que era vuestro amigo pero me da igual". Epstein fue encontrado muerto en su celda el pasado 10 de agosto tras haber sido condenado por tráfico de menores.

Más tarde le tocó a Leonardo di Caprio, sobre el que dijo que El Irlandés era tan larga que cuando el actor "salió de la Premiere, su novia era demasiado mayor para él". Antes de su gran fanfarria final tuvo tiempo incluso para llamar bajito a Scorsese y  comparar a Disney, Amazon y Apple con el Estado Islámico. El cómico británico acabó pidiendo a los actores y actrices que, si ganaban un premio, usaran el discurso como plataforma para un discurso político: "no estáis en posición de aleccionar al público sobre nada porque no conocéis el mundo real. Algunos de vosotros habéis pasado menos tiempo en la escuela que Greta Thunberg, así que si ganáis subid, aceptad el premio, agradecédselo a vuestro agente e iros a tomar por culo".

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *