Secciones

Por qué la victoria de Parasite cambia la historia de los Oscar

Lunes, 10 de Febrero de 2020. 11:54
Las dos familias de Parásitos (Foto: CJE).
Las dos familias de Parásitos (Foto: CJE).

Lo que esta pasada noche ha sucedido en el Dolby Theatre de Los Ángeles pasará a los anales de la historia. La victoria de Parasite en los Oscars es un hito incomparable por muchas vertientes, principalmente por la cuestión cinematográfica: la película de Bong Joon-ho era la mejor cinta del año, la que más unanimidad y consenso generaba desde que se estrenó en el Festival de Cannes, y su triunfo prueba que La Academia no había olvidado que esto siempre se trató (y debería ser así siempre) de premiar la excelencia más allá de cuestiones alejadas del cine.

Pero no solo por esto la decisión de premiar con el Oscar a Mejor Película a Parasite es un acontecimiento único e irrepetible. Es la primera vez en 92 años de edición que una película de habla no inglesa gana el premio gordo de una gala de los Oscars. Jamás había sucedido que una cinta que no estuviese rodada en inglés se alzase con la victoria en la categoría reina, por lo que el precedente que sienta dicha victoria no tiene parangón alguno. Además, es la primera película de Corea del Sur en ganar un Oscar (que al final han sido hasta 4).

La cosa no acaba ahí. También es la primera vez que una película gana tanto en la categoría de Mejor Película Extranjera como en Mejor Película, la primera vez que una Palma de Oro (premio más importante del Festival de Cannes) gana el Oscar a Mejor Película sin ser americana (Marty lo consiguió en 1965) y la primera vez que una misma película gana en 3 categorías como son Mejor Película Extranjera, Mejor Guión y Mejor Película. La brecha estadística que ha roto la cinta de Bong Joon-ho es absolutamente descomunal.

Y todavía hay algo muchísimo más impresionante. Bong hoy se ha llevado a su casa 4 Oscars (si bien es cierto que el de Mejor Película Internacional va para su país, el mérito puede atribuírsele a él también perfectamente). El último y único que hizo eso fue un tal Walt Disney hace 67 años, en 1953. La fila de récords que Parasite ha roto esta noche supone uno de los momentos más legendarios de toda la historia de los Oscars, los cuales anoche recordaron a todos que sí saben reconocer lo exquisito y sobre todo anunciaron algo muy importante: el techo de cristal se ha roto, Hollywood ya puede ser conquistada por cualquiera.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ElDesmarque te avisa si pasa algo importante

¿De qué quieres que te informemos?