Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Premier League
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Serie A
Selector partidos Ligue 1
Selector partidos Primera RFEF
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Supercopa Europa
Selector partidos UEFA Nations League

Review La casa del dragón 1x01: Rhaenyra, el espejo de Daenerys

rhaenyra.jpg
rhaenyra.jpg

El riesgo de aventurarse en un spin-off de una marca tan poderosa como Juego de Tronos es tan alto como sus posibilidades de éxito después de analizar el primer episodio de La casa del dragón, un primer paseo sobre Desembarco del rey con un universo por descubrir, la esencia de GOT y todos los elementos para convertirse en una heredera digna de la historia de George R.R. Martin.

Después de ocho temporadas de Juego de Tronos el modelo de la ficción de HBO parece claro a ojos de cualquier espectador alimentado por el hype para descubrir la historia de La casa del dragón, pero es la construcción de personajes y su puesta en escena la que eleva esa idea a un desarrollo mayor para mantener la atención...y House of the dragon parece tenerlo.

El 19 de mayo de 2019 se cerró una puerta a Westeros después de un final polémico y millones de momentos marcados en la memoria para todos los amantes de Canción de hielo y fuego, y precisamente esa sensación se ha explotado para poner en marcha este inicio repleto de elementos marcados para enganchar y tocarle la patata a los que hicieron el viaje completo en su momento.

En esta Review La casa del dragón 1x01 analizaremos la elección de Rhaenyra como punto de partida, y por qué protagoniza la mirada 200 años atrás a lomos de un nuevo dragón con la idea de arrancar la historia...pero lo más destacable es la red lanzada por la primera secuencia. La sintonía de Djawadi con un espectacular vuelo sobre Desembarco del rey es el primer vínculo con Juego de Tronos, ese primer mariposeo de muchos en un episodio repleto del sabor que nos hizo a muchos quedarnos madrugadas en vela para disfrutar de la saga.

Rhaenyra y Daenerys, un espejo con distintos puntos de partida

Los herederos del dragón es el síntoma perfecto de lo que debe ser una gran serie. Conociendo GOT, los ingredientes son exactamente los mismos: el hedor a muerte, los entramados políticos, la lucha familiar, el legado de casas y apellidos ya conocidos, el sexo, los dragones y el simbolismo...pero sobre todo la impoluta creación de personajes con la idea de generar un desarrollo extremo en la mayoría de casos.

Por eso Rhaenyra es la elección perfecta. La joven heredera de los Targaryen entra en sintonía con esa primera Daenerys del episodio piloto de Juego de Tronos desde planos contrapuestos. Lo que en su día era la inocencia de Dany ante su hermano ahora en las famosas escenas del baño y la entrega a Drogo es ahora una adolescente enrabietada por el afán de su padre, pero el choque visual es totalmente diferente.

El entonces marco de Daenerys define no sólo la inocencia que teníamos como espectador sino la presentación de un personaje que ahora se intuye mucho más formado, pero aún así está en el punto de partida. En la escena de Rhaenyra tumbada junto a Alicent Hightower en el arciano se demuestra la predisposición global para hacer de la Targaryen una leyenda, un viaje del héroe que ya se remarca con el final del episodio.

Es ahí cuando se vuelve a perforar el corazón del fan con la aparición del trono de hierro y la famosa leyenda con la mención a la Canción de fuego y hielo, una conversación padre-hija con un simbolismo atrapado en una escena que dará mucho que hablar en redes sociales por las repercusiones directas en la historia posterior más allá del muro, pero sobre todo por la manera de atrapar la historia.

El resto del episodio es puro Juego de Tronos. La mirada oculta de cada uno de los personajes esconde miles de secretos con la palabra 'poder' escrita en la frente y es de ahí desde donde nacen los choques para empezar a descubrir la corte en busca de ese legado maldito en el que Rhaenyra tendrá mucho que decir en unas cuantas temporadas.

La historia se repite con Rhaenyra y Aemon

La única certeza de La casa del dragón está en el futuro enfrentamiento de Rhaenyra y Aemon, y ahí es donde vuelve a brillar la ficción sobre todo por lo que enseña sin terminar de mostrar. La escena inicial entre ambos en el trono de hierro es un encantamiento para la comunidad y al mismo tiempo para la relación tío-sobrina, y tiene miles de guiños a lo largo del episodio.

El piloto comienza con Rhaenyra a lomos de Syrax y finaliza con Aemon sobrevolando el cielo de Desembarco sobre Caraxes, una pista directa para imaginar una lucha futura entre los dos dragones ya sea por el trono o por el futuro de la dinastía Targaryen, todo a pesar de que su relación es la mejor dentro del entramado mostrado dentro de la casa, lo que nos deja un inicio prometedor para La casa del dragón.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando