Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Bandersnatch y su conexión con el universo Black Mirror gracias a sus easter eggs

Black Mirror se despidió de 2018 con su primer episodio interactivo, Bandersnatch. El experimento ha resultado ser un éxito entre la crítica y público. Los usuarios de Netflix han jugado a decidir lo que le sucede al protagonista desde el pasado 28 de diciembre. Ahora cabe preguntarse qué papel juega dentro de la propia serie y cómo es su futuro. ¿Qué relación tiene Bandersnatch con el resto de la serie?

Dentro de Black Mirror no es extraño que veamos este tipo de experimentación. Resulta el ámbito más adecuado para este tipo de ensayos, sobre todo por su naturaleza antológica y la libertad narrativa que tiene.  A nivel de usuarios, Bandersnatch ha gustado mucho y ha movido a la gente suficiente como para que fuese lo más comentado. Sí, no es una novedad, eso se sabe, pero sí que es refrescante por su potencial transformativo.

Bandersnatch es un juego constante. Un juego en el que el espectador se siente legitimado a sentir que posee el control de lo que está viendo. La experiencia colectiva de un visionado pasa a ser individual, ya que cada cual interpreta y ve un capítulo diferente según qué decisiones toma. Un juego pensado para los fans más fieles a la serie.

 La película interactiva se entrelaza con el resto de episodios gracias a sus easter eggs. El más obvio es el nombre de uno de los videojuegos que aparecen, Metl Hedd.  Metl Hedd, que es una clara referencia al episodio Metalhead de la cuarta temporada. Controvertido y, en parte también experimental, Metalhead nos presentaba un mundo post apocalíptico en el que robots con forma de perro controlaban a la Humanidad. Este guiño tan evidente está influenciado por la presencia de David Slade, director del episodio y de Bandersnatch.

Siguiendo con los guiños en forma de videojuegos, en Bandersnatch también aparece un juego titulado Nohzdyve, el cual tiene como enlace a Nosedive. Nosedive fue el primer episodio que Black Mirror estrenó en Netflix, con el que se abría la tercera temporada. También hay guiños a White Bear.

El camino hacia Bandersnatch se ha ido fraguando a lo largo de las temporadas. El nombre de la empresa en la que trabaja Stefan, Tuckersoft, ya ha sido visto con anterioridad. Se pudo ver en Playtest, el episodio de la cuarta temporada que habla también de videojuegos, en San Junipero y e incluso en Black Museum, el episodio que repasaba la historia de la serie. Al igual que pasase ahí, en Bandersnatch también se nombran, de manera esporádica y poco relevante en los rótulos de las noticias, episodios y artilugios de las primeras temporadas.  Teniendo en cuenta que cronológicamente va antes…¿es solo un guiño o algo más? ¿Significa esto que la película interactiva es una especie de precuela a todo lo demás?

De acuerdo con los creadores, no es tanto una precuela sino simplemente algo que ayuda a crear el universo y la mitología de Black Mirror. Para Charlie Brooker hay muchas, muchas realidades y universos que de una manera u otra están interconectados. Esto no significa que todo sea una macro historia, más bien diferentes versiones de nuestra propia realidad. Charlie Brooker lo explica así:

 “Cualquiera de nuestros episodios se pueden ver en el orden que quieras y no necesitas saber nada de los anteriores. Para los fans de la serie sí que suponen algo especial. Hay muchas variantes de otros episodios dentro de Bandersnatch. Pero no tengo un atlas del universo de Black Mirror. Creo que empezaríamos a restringir [nuestra creatividad] sobre lo que podemos hacer. Preferimos incluir un hilo conductor hacia otra cosa [relacionada con la serie] si tiene lógica y resulta divertido, pero no nos gusta sentirnos en esa obligación”

Bandersnatch nos demuestra que todo es un puzzle en el que ninguna pieza es aleatoria. Para seguir descubriéndolo tendremos toda una nueva temporada, ya que se ha confirmado que Black Mirror tendrá una quinta temporada que se estrenará próximamente. Eso sí, en esta quinta no habrá más experiencias interactivas.

Fuente: The Hollywood Reporter

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario