Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Expediente X cumple 25 años

Esta semana se ha producido un hito histórico dentro de la industria de la pequeña pantalla. Expediente X ha cumplido nada más y nada menos que veinticinco años desde su primera emisión. Visto así no parece un hito tan importante, muchas series han superado también el cuarto de siglo, pero lo cierto es que pocas lo han hecho habiendo transformado para siempre la televisión.

Para comprender lo importante que Expediente X en la pequeña pantalla, nos basta echar un vistazo a tan solo dos años atrás. La serie de Chris Carter, innovadora e inteligente supo antes que nadie que el boom nostálgico tomaría el control de la industria. Eso hizo que, catorce años después de su final, la serie preparase su décima temporada. Esta décima temporada se estrenó por todo lo alto, convirtiéndose en una de las más esperadas del 2016. Tras ella, muchas se subirían al carro del revival, instaurando un nuevo modo de entender la ficción.

Durante su emisión, la serie fue también campo de cultivo de nuevas ideas, de jóvenes guionistas que vendrían después a sacudir la industria e incluso de un fenómeno fan que supuso una revolución. Gracias a ella, series como Fringe o Bones vieron la luz posteriormente. Vince Gilligan y Michelle McClaren, creador y productora de Breaking Bad, dieron sus primeros pasos como guionistas de la mano de Chris Carter.

Términos como tensión sexual no resuelta o shippear, la aparición de wikis explicativas o el seguimiento de teorías en foros de Internet nacieron con los fans de Expediente X. Su aportación a la cultura popular de los fandoms es, con permiso de Star Trek, de las más importantes en las últimas décadas.

De igual forma, la idea de combatir con un freak of the week tan utilizada en Buffy Cazavampiros o Supernatural, se popularizó primero en la serie protagonizada por Gillian Anderson y David Duchovny. Sus guionistas también experimentaron con la relación de sus protagonistas, jugando a la ambigüedad, como lo hicieron después Castle o la anteriormente citada Bones. Asentaron el arquetipo de personaje escéptico/personaje creyente, tan manido anteriormente, dándole una vuelta de tuerca otorgándole a una mujer el papel racional. La idea del cliffhanger al final de cada temporada surgió en esa mesa de guion, pasando a ser un recurso que después utilizarían centenares de escritores de televisión.

La historia de Mulder y Scully, dos agentes del FBI que se dedicaban a investigar los archivos secretos del gobierno, cosechó un gran éxito también entre la crítica experta. En su haber tiene cinco Globos de Oro y más de noventa premios televisivos. Se han dedicado diversos estudios al impacto que tuvieron en la cultura popular y televisivas. Cuenta con dos películas, videojuegos y una base de fans que no hace sino crecer.

Con la incertidumbre de la duodécima temporada, que sigue aun en el aire tras el rechazo de Anderson de interpretar a Scully, Expediente X se sigue manteniendo tan relevante como ya lo fue hace 25 años. Pase lo que pase, para el público la verdad está ahí fuera y lo estará por siempre.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

Deja un comentario