Banner sky izqdo

Banner Sky Dcho

Opinión | Así sí, Nickelodeon

Nickelodeon introduce la primera familia homoparental en una serie animada

Podría empezar este pequeño artículo de opinión diciendo eso de “este tipo de noticias no deberían ser necesarias”, “no deberían ser novedad”, “no tendría que ser noticia” y blablablá. Pero es que sí que lo son. En un año en el que el odio campa a sus anchas y el miedo se mezcla con la violencia, que una cadena de televisión dé un paso adelante en pos de la tolerancia y la inclusión es digno de ser noticia.

Esta inclusión y tolerancia se consiguen gracias a una normalización de aquello que es considerado diferente. Esta normalización pasa por muchos aspectos, siendo uno de ellos importantísimo: la visibilización. La visibilizacion consiste en justamente lo que su etimología evoca: hacer ver, mostrar, enseñar algo. Esta visibilizacion se está dando cada vez con más frecuencia en la pequeña pantalla, creando una diversidad necesaria en el vehículo mediático más importante de la actualidad: las series de televisión.

Éstas son una ventana donde asomarse y ver cuál es el sentir y el pensar de decenas, cientos de creadores que resumen en estas obras su forma de ver el mundo, influyendo directa e indirectamente en cómo lo ven aquellos que reciben sus mensajes al otro lado de la pantalla. La representación, por tanto,  de diferentes segmentos de la sociedad, consideradas minorías, consiguen transformar el prisma desde el que se mira ampliando nuestro conocimiento sobre el mundo que nos rodea.

En las series de animación no adultas, el mensaje inclusivo y la cuestión de la representación toman una importancia aún más capital. Si ya es importante ver diversidad en las series de ficción de corte juvenil o adulto, en las animadas tendría que ser algo básico. Al ir dirigidas a los peques de la casa, estas series deberían fomentar una visión más amplia y tolerante, ya que suponen una herramienta educacional más. Sí, obviamente las series animadas no existen para educar a los niños –a menos que sean ese su cometido- pero el efecto que tienen es el mismo: otorgan una visión de la realidad, aunque sea algo de ficción y no real, que terminan por crear un sesgo, una mirada y una forma de entender el mundo.

Esta diversidad, no obstante, se está extendiendo poco a poco aunque delimitada por las propias cadenas. Hora de aventuras y Steven Universe son dos de las series que ya han dado un paso adelante en la inclusión de personajes de todo tipo, como por ejemplo personajes LGTB, aunque no han podido hacerlo de la forma que querrían. Ambas han sido coartadas creativamente, por motivos que cuestan creer en pleno siglo XXI, no pudiendo mostrar a ciertas parejas de las series de la manera en la que les hubiese gustado. La propia Nickelodeon que ha dado pie a este artículo hizo algo parecido hace un par de años, cuando en La Leyenda de Korra se dejó fuera la pareja formada por Korra y Asami pese a que sus creadores afirmaron que eran canon.

Sin embargo, afortunadamente la cadena parece que ha recapacitado y ha avanzado en materia de sensibilización. Lo que ha hecho Nickelodeon rompe esquemas y abre una lanza a favor de la representación del anteriormente mencionado colectivo en las series animadas. Pero ¿qué ha hecho exactamente Nickelodeon? Crear la primera familia homoparental de una serie animada norteamericana en abierto. La pareja ha sido vista en The Loud House, una serie que llegó el pasado mes de mayo en nuestro país titulada como Una casa de locos.  Su aparición en la serie se ha hecho de una forma extraordinariamente ordinaria: Clyde, el vecino nerd del protagonista, va a casa de éste a celebrar una fiesta de pijamas y sus padres lo llevan hasta allí.

 

La secuencia transcurre de manera muy cómica, ya que los padres de Clyde son el estereotipo de padres excesivamente preocupados que dejan solo a su hijo por primera vez y le dan decenas de instrucciones. En ningún momento ni Lincoln, el protagonista, ni Clyde hacen referencia alguna a que los padres de Clyde sean una pareja conformada por dos hombres. Esto justamente es el ejemplo ideal de cómo normalizar y visibilizar un tipo de familia que nunca antes se había visto representada en televisión.

Nickelodeon ha demostrado que si se quiere, se puede y que las excusas de las cadenas para lacrar la creatividad de sus autores esconden la reticencia que existe todavía al tratar temas de diversidad social. Pese a que como fan de Korra todavía me molesta ese final, sí que tengo que decir que así sí, Nickelodeon, así sí se avanza.

Autor: Melania Morillo

Compartir este artículo en

1 Comentario

  1. Buenas noches mi nombre es Daniela y porfavor, quiero decir que averigue que episodios daba eantes en nickelodeon, me encontré con Danny phantom, una gran serie, pero cuanto me decepcionó que solo tenga 53 episodios Butch Hartman por que dejaste al público con dudas si tenías un gran potencial en una serie tan única los padrinos mágicos estaban rebalzando si así se puede decir en gloria por que era interesante la sinopsis pero por que no seguiste con Danny phantom dale una segunda oportunidad por favor te lo suplico es 2018 se que su primera emisión era en 2004 pero ahora con la tecnología que hay en todos los lugares aprecien paso 14 años mejor aún muchos jóvenes y adolescentes de 14 años no han visto mejor aún se enteraran y apoyarán niños que si ven esta serie se quedarán sorprendidos se los suplico manden este mensaje que llegue al creador a nickelodeon

    Publicar respuesta

Deja un comentario